Ximena Peredo / El encantador de avispas - 18 de Enero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 757015565

Ximena Peredo / El encantador de avispas

Autor:Ximena Peredo
 
EXTRACTO GRATUITO

No me van a confundir. Quienes votamos por AMLO lo hicimos con una expectativa real de cambio, comenzando por un tratamiento diferente a la seguridad con paz y reconciliación.

Nos habló de la Guardia Nacional, sí, pero nunca en los términos que ahora presenta, no. En campaña se entendió que la Guardia Nacional sería un esfuerzo ciudadano, jamás que la seguridad pública adoptaría una estructura castrense.

Es verdad que AMLO siempre ha reconocido al Ejército mexicano, y es cierto, son fundamentales para proteger al Estado frente a la delincuencia organizada y a la sociedad civil en desastres naturales.

Sin embargo, esto nunca significó que aprobáramos que el Ejército se hiciera cargo de nuestra seguridad.

Treinta millones de electores decidimos que esta guerra se terminara, pero ahora el Presidente desea instalarla como su política de seguridad. No podemos aceptarlo.

¿Por qué no podrían la Sedena y la Semar ser los héroes de la Cuarta Transformación? En corto: porque no es película de Hollywood. Las evidencias y la historia indican todo lo contrario, iríamos a mucho peor.

Nuestro Ejército es el más letal del mundo. En su ponencia durante la discusión sobre la Guardia Nacional en el Congreso, el investigador Alejandro Madrazo presentó un dato demoledor: nuestro Ejército asesina a 19.5 personas por cada herido. Ningún otro Ejército del mundo supera siquiera un muerto por cada herido. Este fenómeno obedece a que los soldados no conocen a la población, ni se apoyan en inteligencia policial.

También es un Ejército torturador. Ana Laura Magaloni y Beatriz Magaloni en su ensayo "Un Método de Investigación Llamado Tortura" (Nexos) documentaron que en el 2006, antes de sacarlos de sus cuarteles, el 20 por ciento de los detenidos por el Ejército declaró haber sido torturado, mientras que en el 2012 el número subió a 70 por ciento.

Según la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad, de las mujeres detenidas por la Semar, 40.9 por ciento declararon haber sido violadas, mientras que el 20.9 por ciento de las detenidas por el Ejército reportó haber sido víctimas de este mismo delito. Es aterrador.

Esto tiene que ver, sí, con un entrenamiento castrense, pero sobre todo con una crisis institucional. Paren el tren y preguntemos, ¿en qué condiciones están las Fuerzas Armadas?

Los Diputados de Morena -salvo tres, incluida Tatiana Clouthier- y del PRI...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA