Ximena Peredo / ¿¡Y nuestros botes salvavidas!? - 25 de Enero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 759076381

Ximena Peredo / ¿¡Y nuestros botes salvavidas!?

Autor:Ximena Peredo
 
EXTRACTO GRATUITO

La fatídica noche del 14 al 15 de abril de 1912 lo impensable sucedió: el magnífico Titanic se hundía irremediablemente en las costas de Terranova.

El episodio pudo no haber sido tan trágico de haber existido suficientes botes salvavidas. El trasatlántico contaba tan sólo con 20 embarcaciones de rescate para mil 178 personas, pero viajaban 2 mil 224. Ni Dios podría hundir ese barco...

No sabemos cuánto vaya a durar el desabasto de gasolina en el País. Desde Monterrey vimos con indiferencia lo que comenzó a ocurrir en varias ciudades casi desde que entró el 2019. Aquí no nos pasaría. Imposible... y sucedió.

Al margen de los porqués, del sabotaje, el pésimo manejo de la información, la descoordinación, la negligencia de los municipios -que deberían organizar planes de contingencia inmediatos- y todas las dudas y apoyos que despierta el operativo antihuachicol, quisiera concentrarme en los salvavidas que le faltan a nuestra nave. Imaginemos un apagón total. ¿Cuántos botes salvavidas tenemos?

En la zona metropolitana de Guadalajara, desde el inicio del desabasto, miles de personas decidieron usar la bicicleta. Ahí estaban listas.

Así, los viajes en Mi Bici, el programa de préstamos de bicicletas públicas, se incrementaron casi en un 30 por ciento sólo en lo que va del año y las contingencias ambientales bajaron de 13 a 9 días.

Desde el 2014, Mi Bici suma más de 7 millones de viajes. Actualmente cuenta con 2 mil bicis en 236 estaciones instaladas por toda la Ciudad y con infraestructura vial que facilita su uso. De hecho, este año el Gobierno de Jalisco planea invertir 131 millones de pesos en más ciclovías y ciclopuertos.

Aquí, en cambio, estamos paralizados (y apanicados) literalmente. La gasolina escasea y no tenemos una alternativa sustituta.

No sólo no hay un programa público de préstamos de bicis, sino que no hay infraestructura por mera negligencia gubernamental y por corrupción -el dinero que había para estos programas se lo gastaron en bacheo o pasos a desnivel, con los moches imaginables.

Pero lo más lamentable de todo esto es que la mayoría parece estar convencida de que aquí no se puede andar en bici, aunque se realizan diariamente más de 40 mil viajes.

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA