Que viva la paz con tus roomies - 16 de Febrero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 765573897

Que viva la paz con tus roomies

Autor:Bárbara Cardona
 
EXTRACTO GRATUITO

Encontrar un departamento amplio, con una renta considerable y una buena ubicación es un sueño que puede ser probable.

Ahora imagina que además encuentras a un roomie con quien convivir de manera sana.

En el mundo de los departamentos hay historias de cuentos de hadas y de terror.

Para Arianna la suerte corrió de su lado cuando llegó a una nueva Ciudad.

Y aunque al principio tener un roomie no fue su primera opción, la buena comunicación hizo que al final encontrara a un amigo en Gerardo, su compañero de departamento.

"En realidad yo buscada un lugar para mí sola cuando me mudé de Monterrey a San Luis Potosí por mi trabajo.

"Tuve un incidente de inseguridad muy fuerte y fue ahí que un compañero del trabajo me ofreció una habitación en el departamento donde él rentaba en ese momento", dice Arianna.

Su convivencia por dos años inició de manera muy natural.

Lo que para muchos en ocasiones es un problema, para ellos no lo es, como el cocinar juntos o repartirse las tareas de limpieza.

"Cada quien compra sus cosas e inclusive tenemos un espacio separado en el refrigerador, pero compartir nunca ha sido un problema", comenta Arianna.

Además, planearon una junta para platicar cualquier queja o sugerencia.

"La regla esencial es tener siempre presente que el espacio es compartido y respetar no sólo las pertenencias sino la vida y espacio personal del otro", comparte Arianna.

Pero no todos tienen su cuento de hadas.

Existen casos en los que te puede tocar una historia de terror.

Como a Gustavo, que aunque la amistad con un colega del trabajo lo hizo considerar tener un roomie, al final terminó siendo una mala idea.

"La principal razón para tener un roomie fue el bajar el costo de los pagos.

"Otra razón fue que la persona con la que viví me preguntó que si quería un roomie con él, ya que trabajábamos en la misma empresa y podríamos trasladarnos al trabajo en un solo coche", comenta.

La relación era buena antes de vivir juntos, pero una vez que compartieron departamento la situación cambió.

"En los primeros meses sin ningún problema, se comenzaron los problemas a la hora de la limpieza de la casa y el uso de aparatos electrodomésticos míos sin antes pedirlos y sin saberlo.

"Las fiestas en casa eran hasta una hora muy tarde de la noche, música muy fuerte y desorden en la casa después de las fiestas", dice Gustavo.

Para que el vivir en un departamento y compartirlo con un roomie no sea una mala experiencia es necesario llegar a un acuerdo.

Según el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA