Váyase en paz... ¡con el fisco! - 1 de Noviembre de 2014 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 541669802

Váyase en paz... ¡con el fisco!

Autor:Ma. Dolores Ortega
 
EXTRACTO GRATUITO

Hacer un testamento siempre será de mayor beneficio para sus seres queridos, pues asegura el cumplimiento de su última voluntad y hasta su tranquilidad frente al fisco federal.

Y es que a partir de la reforma fiscal de este año y de la entrada en vigor de la nueva Ley Antilavado de Dinero, desde el 2013, es conveniente que los bienes que acumule por herencia cuenten con el aval de un fedatario público, como un notario.

Especialistas advierten de la necesidad de justificar la procedencia de la posesión de más bienes muebles e inmuebles, y en su caso, del aumento en sus cuentas bancarias.

Por ello, la existencia de un testamento contribuiría a la tranquilidad de sus seres queridos, pues el fisco federal estaría enterado de la transmisión de dominio (de bienes y riqueza) que ocurrió.

Homero Cantú Ochoa, presidente del Colegio de Notarios de Nuevo León, destaca la importancia del testamento al explicar que otorga seguridad jurídica a los herederos.

Y señala que entre las nuevas obligaciones que tienen los notarios a partir de la Ley Antilavado, al considerar su actividad como una de las 15 vulnerables, es identificar y reportar a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda ciertas operaciones.

Como es la transmisión de derechos reales sobre inmuebles que superen el valor de un millón 76 mil pesos.

Especialistas fiscales alertan que este año la reforma fiscal puso de nuevo la amenaza de procedimientos de discrepancia fiscal, de parte del fisco federal.

Es decir, explica Héctor Nava, fiscalista de Profase, cuando el fisco federal identifica un aumento en el gasto de un contribuyente, que no está alineado con los ingresos que le reporta, es blanco de sospecha y auditoría fiscal.

Francisco Medellín, fiscalista de Medellín y Asociados, dice que sin duda el testamento es la mejor arma para asegurar el patrimonio de los herederos.

Es decir, para que no haya duda ni siquiera del fisco federal, sobre la procedencia lícita de los nuevos bienes de los herederos.

Por lo que también sugiere, además de los testamentos personales, los empresariales que indiquen el camino que debe seguir la organización en su estructura de mando y operaciones para garantizar su continuidad.

Raúl González, fiscalista de Pérez Góngora y Asociados, coincide en que la existencia de un testamento garantiza estabilidad jurídica y emociona a los herederos.

Incluso, advierte, que cuando algunos padres en vida regalan a sus hijos recursos que rebasen los 600 mil...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA