Sugerencias del gourmet / Creatividad al rescate - 29 de Noviembre de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 828013769

Sugerencias del gourmet / Creatividad al rescate

Autor:G.L. Othón
 
EXTRACTO GRATUITO

Sin sorpresas no hay placer... es un lema que rematan con un "somos creativos, salerosos y chambeadores". Y así lo publicitan como su sello en la cocina de los frutos del mar, que tanto apreciamos en Monterrey.

Nos referimos a La Uno Cevichería, que desde finales del año pasado ofrece su ritmo playero y vivaracho, allá en Plaza Park Point, en Cumbres.

Es notable la arquitectura de la plaza, que pareciera llevarte entre contenedores marítimos que se han transformado y le dan una personalidad única al lugar. Hay que subir hasta el cuarto piso para arribar a una imponente vista tanto hacia el emblemático Cerro de La Silla como a Las Mitras ¡desde el mismo restaurante!

Hojeando el menú no tarda uno en caer en el juego alegre de palabras entre sopas y cocteles, "ostionazos pa'l entre", "tostaducas" y "taco-aches", los ceviches y aguachiles, platillos fuertes, hasta un par de cortes de res, hamburguesas de camarón y un llamado "chángüich" de pollo o pescado.

Pedimos el Timbalito para comenzar. Se trató de un ceviche de pulpo, camarón y pescado en buena combinación de vegetales frescos y toques de habanero. Lo simpático es que los sirvan en hojas de mazorca verdes, lo que resalta su frescor.

Y siguiendo el hilo creativo de La Uno, pedimos el Aguachile Malenita, que sirven en un coco. Trae camarón U-12 nadando en una buena salsa balanceada y vegetales en fina juliana. Le faltó más contundencia pues se quedó un poco corto de sabor.

Esta vez no queríamos dejar de probar el pulpo, pero tampoco perdernos de un buen pescado, por eso pedimos el Filete Bañao, que viene frito al mojo de ajo con una generosa cantidad de pulpo en salsa roja, ensalada y fideo seco. El pescado no nos convenció, pues estuvo falto de calidad, pero el ensamble con el pulpo salvó el platillo.

Pensábamos que los Camarones al Coco iban a regresarnos al punto correcto, pero desafortunadamente llegaron fríos, sin más que un dip al centro y sin guarnición. Nos dejaron varados en el malecón esperando el barco del sabor.

La sorpresa de la tarde llegó con el Pozole de Mariscos, servido en generoso tazón de mimbre, bien sazonado y cumplidor. Lo mismo con la Hamburguesa de Camarón, de grato juego de sabores, jugosa, con toques picantes y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA