Sergio Sarmiento / Wall Street y AMLO - 11 de Julio de 2018 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 731137345

Sergio Sarmiento / Wall Street y AMLO

Autor:Sergio Sarmiento
 
EXTRACTO GRATUITO

"Los países que antes tenían planificadores centrales hoy tienen bolsas de valores".

Daniel Yergin

NUEVA YORK.- Wall Street no considera a López Obrador como un peligro para México. A Trump sí, como lo han demostrado las turbulencias de mercado cada vez que lanza una amenaza sobre México, pero el contundente triunfo electoral del candidato de Morena no ha afectado a los mercados.

Las cosas fueron muy distintas en 2002 cuando Luiz Inácio Lula da Silva se perfiló como ganador en las elecciones presidenciales de Brasil.

El real brasileño tuvo una fuerte depreciación ante el temor de los inversionistas por los daños que esperaban como consecuencia de las políticas populistas. Lula, sin embargo, fue un Presidente razonablemente moderado, lo que hizo que las pérdidas iniciales se recuperaran.

En el caso de Andrés Manuel la posibilidad de victoria nunca inquietó a los mercados, ni siquiera cuando en mayo y junio se hizo claro que se acercaba a un carro completo. Los resultados del 1 de julio no asustaron a nadie. El Peso y la Bolsa mexicana han recuperado terreno más que perderlo.

Muchos empresarios mexicanos sí se mostraron inquietos ante el posible triunfo de López Obrador y, hasta donde lo permiten las leyes mexicanas, hicieron campaña en su contra.

Las inversiones extranjeras, sin embargo, han sido siempre más cuantiosas y en ningún momento han considerado que el izquierdista represente un riesgo.

La mayor parte de las inversiones foráneas son de cartera y pueden retirarse con el toque de una tecla, en tanto que las mexicanas se encuentran en buena medida en instalaciones productivas y no tienen movilidad.

López Obrador ha hecho bien su trabajo desde que ganó la elección. Ha mandado mensajes de tranquilidad a la comunidad empresarial y se ha reunido con las principales organizaciones del sector privado.

Ha dicho que no buscará venganzas, que no llevará a cabo expropiaciones o confiscaciones, que impulsará un mayor crecimiento del mercado interno, que no elevará impuestos, que no aumentará el déficit de gasto público. Es lo que los empresarios quieren escuchar.

La situación, sin embargo, puede cambiar. Una cosa es lo que se promete en campaña o en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA