Sergio Sarmiento / Regresan los líderes - 27 de Noviembre de 2018 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 746552761

Sergio Sarmiento / Regresan los líderes

Autor:Sergio Sarmiento
 
EXTRACTO GRATUITO

"Ser dirigente sindical

es uno de los negocios

más rentables de México".

Arturo Alcalde

La Cuarta Transformación todavía no empieza formalmente, pero ya vemos una de sus consecuencias: el retorno de los líderes sindicales del viejo PRI.

Elba Esther Gordillo ha logrado la renuncia de Juan Díaz de la Torre a la presidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Es el primer paso para recuperar el cargo que ocupó desde 1989 hasta 2013, cuando fue detenida por el Gobierno de Enrique Peña Nieto, acusada de operaciones con recursos de procedencia ilícita y de asociación delictuosa.

La maestra fue encarcelada durante cinco años, pero las acusaciones fueron desechadas por los tribunales, en buena medida porque el sindicato nunca presentó una denuncia por desvío de sus fondos.

El proceso, sin embargo, dejó en claro que el SNTE entregaba cientos o miles de millones de pesos a su dirigente para gastos personales. La maestra nunca pagó impuestos por estos ingresos.

Napoleón Gómez Urrutia ha regresado a México desde Canadá y se mantiene a la cabeza del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares, ahora con la influencia y el poder que le proporciona su escaño como Senador por Morena.

Su posición se ve fortalecida porque algunos de sus aliados políticos en Morena han exigido la expropiación de minas como la de Taxco, cuya operación Gómez Urrutia ha detenido desde 2007 como parte de los chantajes a los que somete constantemente a las empresas. Las acciones de las mineras se han desplomado en los mercados en consecuencia.

Ayer una entrevista de Grupo REFORMA con Juan Luis Zúñiga, ex vocal del consejo de vigilancia del sindicato, ratificaba que Gómez Urrutia chantajeaba a las mineras con amagos de huelga para exigirles 20 millones de dólares a cada una.

Zúñiga también habla de cómo él y otros empleados del sindicato le llevaban dinero a Napoleón a Canadá en montos de 9 mil 900 dólares cada uno, para no violar el límite legal de traslado en efectivo de 10 mil dólares. El propósito era darle al líder dinero para sus gastos en ese país.

Gómez Urrutia permaneció en Canadá durante años para escapar a las acusaciones que enfrentó por haberse...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA