Semana de luto - 10 de Noviembre de 2017 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 696349453

Semana de luto

Autor:Constance Cifuentes, Régulo Cantú, Karla Delgadillo, Andrea León Salazar y Karla Delgadillo
 
EXTRACTO GRATUITO

1935-2017

EVARISTO ZAMBRANO PÁEZ

Parte de este mundo, a los 82 años de edad, el ex rejoneador y empresario regiomontano Jesús Evaristo Zambrano Páez luego de luchar incansablemente en contra de una enfermedad dejando enormes recuerdos a sus hijos y hermanos

'Tenía un gran corazón'

Fue durante el jueves 2 de noviembre que el ex rejoneador y empresario regio, Jesús Evaristo Zambrano Páez, dejó este mundo luego de luchar fuertemente contra una enfermedad.

Hijo de Jesús Zambrano y Angelina Páez de Zambrano, y hermano de Angelina, Consuelo, Rosario, Federico, Mauricio, Felipe, Manina, Gonzalo y Luly Zambrano Páez, Evaristo creció rodeado de tradiciones, incluida la fiesta brava, gusto que compartía con su hermano Felipe y por el que será recordado.

"Mi papá fue un guerrero, y no nada mas al último, mi papá fue un guerrero toda la vida, lo pude conocer aún más en los últimos dos años que estuve cerca de él; una persona grandiosa, con valores, con un gran corazón, con carácter, con su mal humor, por supuesto que sí, porque era alguien especial, alguien diferente", recordó su hija Rosy Zambrano Maldonado.

Sus hijos, Evaristo, Rosy, Jorge y Macarena Zambrano Maldonado, recibieron el pésame durante el jueves 3 de noviembre a partir de las 10:00 horas en las Capillas Valle de la Paz, lugar al que asistieron amigos, conocidos, colegas y empresarios que lo conocían para presenciar la misa de cuerpo presente.

"Yo considero que me enseñó muchas cosas, a luchar, porque luchó toda la vida, y a pesar de sus dificultades nunca decayó, siempre fue fuerte, inclusive a pesar de la muerte de su hijo, de la muerte de su nieta, jamás decayó", aseguró Rosy.

Fue el lunes 6 de noviembre a las 19:00 horas en la Parroquia de San Francisco de Asís que sus hijos, nietos y bisnietos le dieron el último adiós con una misa de despedida.

Descanse en paz.

1934-2017

ENRIQUE MEYER OROZCO

Fallece a los 83 años un hombre devoto de su familia, el mejor de los amigos, apasionado de la historia, de los viajes y uno de los pilares de Conductores Monterrey

Régulo Cantú

Como quería, Enrique Meyer Orozco murió rodeado de su familia.

Padecía desde hace tiempo una enfermedad y pidió pasar los últimos días en su casa, junto a los suyos, quienes con tiempo suficiente, se fueron despidiendo de él, uno por uno, hasta que llegó el momento de su partida, la tarde del 2 del noviembre.

En vida fue un hombre trabajador, discreto y observador.

Era analítico en los negocios y gustaba de la química y la historia.

Por supuesto, era un aficionado a la lectura, también a los viajes, a conocer otras culturas, nuevos platillos, pero sobre todas las cosas, a estar con su familia y convivir con ella.

Solo tuvo un amor durante su vida, su esposa María Aurora Guzmán.

Sus hijos dan cuenta de su relación como "eternos novios".

Enrique Meyer Orozco nació el 25 de agosto de 1934 en Mazatlán, Sinaloa.

Cuenta su hija Magaly, que por el lado Meyer, era de descendencia alemana y por el lado Orozco, fue nieto del General Pascual Orozco, que peleó en la Revolución Mexicana.

El segundo de dos hermanos, estuvo en Sinaloa durante su infancia y cuando tenía 7 años se mudó con su familia a la ciudad de Monterrey y entró a estudiar en el Instituto Franco.

Estudió Ingeniero Civil en el Tec de Monterrey, y fue uno de los primeros egresados del instituto.

"Conoció a mi mamá cuando ella estaba en el internado, del Sagrado Corazón, porque él era amigo de Julio Guzmán, hermano de mi mamá.

Se conocen y mi papá le llevaba serenatas allá en el Sagrado Corazón y se enamora, pero no la dejaban a mi mamá.

Así que batalló mucho y lo logró, fue muy tenaz porque así siempre es mi papá", comentó Magaly Meyer.

De su matrimonio tuvieron cuatro hijos: Enrique, Mary, Julio y Magaly.

En lo laboral trabajó en Conductores Monterrey con Jorge Garza y Humberto Garza, éste último, su mejor amigo.

A los 55 años se retiró de esta empresa y emprendió sus negocios y sobre todo, apoyó el que hacía años había fundado su hijo Enrique.

Con su esposa viajó por todo el Mundo sean ellos solo, en familia, o con parejas de amigos, sobre todo con sus entrañables amigos Humberto Garza y Chata Domínguez.

Hace dos años su salud empezó a decaer y aunque luchó contra la enfermedad pidió permanecer en su casa, cerca de su familia quienes ante la adversidad se unieron mucho, más que nunca, para cuidarlo y en los últimos días, para despedirse de él.

Descanse en paz.

Mensaje que leyó su hijo Enrique Meyer Guzmán, en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA