Rosaura Barahona/ Algunos cambios - 10 de Septiembre de 2002 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 78394953

Rosaura Barahona/ Algunos cambios

Autor:Rosaura Barahona
 
EXTRACTO GRATUITO

El miércoles pasado, poco después de enviar el artículo al periódico, me tocó ver a Fernando Canales en la televisión con Héctor Benavides.

Me sentí mal porque yo acababa de criticar al Gobernador y él aparecía haciendo un esfuerzo (desde luego se le agradece en todo lo que vale) por reconocer que debe aceptar la crítica para modificar el rumbo cuando crea que, de veras, se ha equivocado.

Ya lo he dicho en otras ocasiones: para nadie acostumbrado a mandar en su casa y en su trabajo debe ser sencillo convertirse en mandatario de un pueblo que, a menudo, está en desacuerdo con él y lo critica, así que esto le debe haberle costado mucho trabajo a FC y se lo aplaudimos.

Cuando leemos los análisis que se han hecho sobre las consecuencias de los mandatos de diferentes panistas, nos preocupa mucho una cosa: que los votantes puedan tomar esas fallas como justificación para volver, de lleno, al antiguo régimen.

No es volver al peor priísmo lo que necesita este País. Sin embargo, tampoco queremos las arbitrariedades, clasismos y mojigaterías que, a menudo, van ligadas a los gobiernos panistas.

Queremos lo mejor del PRI, lo mejor del PAN, lo mejor del PRD, lo mejor del PT y lo mejor de cada uno de los partidos que andan por estos lares con intenciones políticas más o menos serias.

Los panistas no sabían gobernar, pero están aprendiendo. Y me parece que el esfuerzo que algunos hacen por mostrar un rostro menos arrogante (por no decir más humilde) es un atisbo de cambio que nos beneficia a todos.

Alguien me decía que Canales ha cambiado porque es presidenciable y debe salir bien calificado de su gestión si desea ser considerado en serio para la silla grande. Me parece que cualquier justificación es válida; si es por eso o porque su asesor de imagen le dijo que le convenía o por convicción personal, no importa mucho.

Ayer en la noche me propuse verlo en el programa de Cambios. Estuvo con otros dos Gobernadores: Enrique Martínez, de Coahuila, y Tomás Yarrington, de Tamaulipas. Debo confesar algo: me quedé dormida como a las once y cometí el error de no grabar el programa.

Pero no me quedé dormida porque el programa haya estado aburrido, de hecho, me pareció interesante, sino porque la noche anterior había tenido que cuidar a mis nietos, y si bien Marco Antonio, de 7 años, no da lata, Gretta, que acaba de cumplir un año, es una caramuela.

El domingo, para reponerme, dormí siesta (un lujo anhelado que me doy los fines de semana), pero aún así, el sueño me...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS