La reina del motociclismo - 12 de Junio de 2011 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 282737711

La reina del motociclismo

Autor:María Luisa Medellín
 
EXTRACTO GRATUITO

La primera vez que Brenda condujo una moto, fue a la fuerza. Tendría 7 u 8 años, y su papá la montó en una de esas Pony, que había antes.

Cuenta que lloraba porque no quería subirse, pero el miedo desapareció en cuanto se aferró a los manubrios y sintió la potencia del motor.

En cuestión de minutos aprendió a correrla en aquella pista de cross, donde recién se había terminado una carrera infantil. Fue su papá quien se la pidió a uno de los pequeños competidores para que su hija la probara.

"Luego se me hizo tan divertido andar en moto que no quería bajarme, y hasta la fecha", ríe moviendo la cabeza y acomodando con los dedos su lacia cabellera con luces.

Hoy, Brenda Iliana Villarreal Luna tiene 38 años, es madre de dos niñas: Nicole, de 8 meses, y Samantha, de 11 años; y ha sido campeona nacional en la categoría estelar Pro Bike, en la que sólo compiten varones.

De hecho es la única mujer en la historia del Cuarto de Milla mexicano que ha obtenido el galardón.

En esa modalidad del motociclismo, una de las más rápidas, devora 402 metros en 9.14 segundos, a una velocidad de 240 kilómetros por hora.

  1. - "Yo era una niña muy tranquila, pero soy la mayor de cuatro hermanos, dos hombres: Roberto y Jorge, y la más pequeña, Denisse. A mi papá siempre le encantaron las motos y nos inculcó ese gusto".

    Brenda cuenta que los vecinos también tenían las suyas, y que su padre, Roberto Villarreal, hacía que ella y sus hermanos arreglaran las que solía comprarles.

    "Empezamos con cilindradas de menor a mayor, hasta que podíamos tener motores con más potencia, y por lo mismo, mayor velocidad. Lo chistoso es que, entonces, mi papá se angustiaba y me decía: ya no le des tan fuerte".

    Jorge, su hermano, fue quien empezó a participar en el Cuarto de Milla.

    Brenda lo acompañaba para fotografiarlo, mientras observaba con interés todo lo que ahí ocurría.

    Cuando en el 99 el joven sufrió un fuerte accidente y dejó las competencias, Brenda pensó intentarlo.

    "No sé, sentí el impulso. Quizá porque iba con él a los entrenamientos, estaba en las carreras. De repente empecé a pedirle prestada la moto y cuando acordé ya andaba en la pista", relata divertida esta mujer alta, delgada, de ojos grandes y sonrisa fácil.

    En realidad, apenas 20 días después de ese percance, Brenda ya estaba compitiendo en Hermosillo.

    "Ahí tuve mi primer y único accidente en estos 12 años. Éramos 22 participantes y yo quedé en semifinales. Estaba bien nerviosa porque, imagínate, mi primer nacional y la única mujer en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA