Un reality para resucitar - 13 de Enero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 755101777

Un reality para resucitar

Autor:Pink / Staff
 
EXTRACTO GRATUITO

En pleno reinado de las redes sociales, a través de las cuales las celebridades pueden controlar lo que desean compartir con el público, pareciera que los reality shows son obsoletos. Pero no es así.

Tomemos el caso de Lindsay Lohan, quien hace una década empezó su proceso de rehabilitación, lleno de altibajos y que aún genera titulares. Por eso se mudó a Dubái, en 2015 porque los paparazzi están prohibidos.

Ahora tiene su propio reality en MTV, Lindsay's Lohan Beach Club, con el que espera cambiar la literatura escrita sobre ella.

Ya no es Lindsay la fiestera, el icono juvenil que perdió su camino. "El pasado se queda en el pasado", dijo al New York Times.

Luego de que la juzgaran durante años por ir a clubes, ha decidido abrir el suyo en Mykonos.

El reality presenta a una mujer de negocios que ha convertido lo peor de su pasado en una nueva forma de vida. Es un programa sin guión, como todo reality, sobre el que ella tiene absoluto control creativo y que la retrata como jefa.

A revivir viejas glorias

Existen al menos dos tipos de reality shows: los que crean famosos y los que reciclan famosos o sirven como apoyo. En la primera clase está Big Brother; en la segunda, los Dancing With the Stars, o los familiares, como el de las Kardashians o el de los Wahlberg.

El de Lindsay también está entre los éstos. Se enmarca también en una tradición de realities personales, que vivieron su apogeo hace una década o más, antes de que el boom de las redes sociales abriera los mundos privados de esos famosos y la curiosidad se saciara.

Fueron programas que triunfaron, sobre todo, aireando los trapos de pareja. Como el de Britney Spears y Kevin Federline (Britney y Kevin: Chaotic); o el que tuvieron Bobby Brown y Whitney Houston (Being Bobby Brown); o el de Kevin Jonas y Danielle Deleasa (Married to Jonas).

Jessica Simpson también trató de rentabilizar su vida romántica en esa época con su entonces marido Nick Lachey (Newlyweds), y el show duró casi tanto como su matrimonio.

Ahora su hermana, Ashlee Simpson, ha recuperado el formato con un nuevo programa estrenado en septiembre, Ashlee+Evan, en el que mete las cámaras en su vida familiar, con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA