Premios, glamour ¡y negocios! - 20 de Enero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 757244413

Premios, glamour ¡y negocios!

Autor:Fidel Orantes
 
EXTRACTO GRATUITO

Hasta hace algunos años, una alfombra roja era la oportunidad de que las estrellas de Hollywood derrocharan glamour. Ahora también se ha vuelto un atractivo e irresistible negocio por el que reciben miles de dólares.

Desde el vestido de diseñador, las joyas, los zapatos y hasta productos para el cabello, las celebridades consiguen jugosos contratos por lucir (por no decir promover) lo que traen puesto. De esa manera, la temporada de premiaciones forma parte de la nueva estrategia de marketing para las distintas firmas y marcas.

"Todo esto nace en los años 80, se empieza a cocinar. Para los 90 es el gran boom, donde los diseñadores se dan cuenta de que las celebridades y modelos causan impacto, pero ahí todavía era un préstamo.

"¡Hoy es un negociazo! En los últimos años se ha hecho más grande porque se han dado cuenta de que en la gente surge la aspiración. Quizá no llegue a comprar el vestido, pero sí al menos un perfume, y ahí es donde está el negocio", explica el stylist mexicano Jorge Gazca.

Por eso, la intención de las empresas no es que determinada prenda se agote (de hecho, muchas veces son únicas o hechas a la medida). Pero al tratarse de ceremonias con mucho público, la marca se cuela en el inconsciente colectivo, sostiene la asesora de moda Rebeca Maccise.

"Cuando una celebridad se pone una marca que quizá la mayoría de la población no ubique, gracias a eso le da visibilidad. Y a lo mejor no es como para comprarla, sino para que sepa que existe, y como estamos en un mundo digital, la gente automáticamente busque referencias de ella", dice la experta.

Se trata de un negocio redondo para ambas partes. Y esto también ha significado un cambio, pues antes muchas estrellas se mostraban cautas antes de asociar su nombre al de una empresa.

Hoy es diferente: actrices y actores acceden a promover marcas sutil o muy directamente. A su paso por el encarpetado, acceden con gusto (y por contrato) a lucir su relojes, estilismos, hablar de una marca de coches o mencionar una firma de belleza.

Las negociaciones se gestan desde octubre, mes en el que comienzan a barajarse los nombres de los posibles nominados en las ceremonias del año siguiente.

Así, una actriz de renombre puede ganar entre 50 mil y 200 mil dólares por desfilar una sola vez con un vestido o joya. No obstante, si el contrato lo hace con la marca por toda la temporada de premios o es la imagen publicitaria de la misma, lo que incluye apariciones en alfombras rojas, el pago será por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA