De Política y Cosas Peores / Volver la página - 31 de Diciembre de 2005 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 78790960

De Política y Cosas Peores / Volver la página

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Amar y perdonar. Tanto la religión como la filosofía nos aconsejan cumplir esas acciones en bien de nuestro prójimo. Yo me pregunto: ¿por qué no cumplirlas igualmente en beneficio de nosotros mismos? Mal puede querer a otro quien no se quiere bien él mismo. Debemos perdonar a los demás, sí, pero debemos también perdonarnos nuestras propias culpas, nuestros errores, nuestras omisiones. Este día, el último del año, es ocasión perfecta para volver la página. Borrón y cuenta nueva. Eso no significa asumir una actitud despreocupada en relación con nuestros actos. De cada uno de ellos somos responsables. Pero no debemos cargar nuestros remordimientos como quien carga una losa funeraria, sino aprender de esos yerros a fin de no volver a cometerlos. Digamos pues: "Te perdono y me perdono". "Te quiero y me quiero". Así nos sentiremos bien con los demás, y también con nosotros mismos. En ese buen ánimo termino el año que se va, y en ese ánimo bueno comienzo el año nuevo. Que durante el 2006 gocemos tú y yo los dones preciosos de la salud, el amor, el trabajo y la paz... Y ahora, he aquí "El Chiste más Pelado del Año". Las personas con escrúpulos morales deberían suspender en este punto la lectura...Don Chinguetas era corto de vista. Era también corto de oído. (Y algunas otras cortedades padecía que no son para decirse aquí). Lo de ser medio sordo no le dolía mucho. "-Total -solía decir con filosófica resignación-, pa' las pendejadas que oye uno". Pero la debilidad y cansancio de sus ojos sí lo mortificaban, pues muchas cosas hay dignas de mirarse, desde uno de esos crepúsculos que pinta Dios cuando el número de ateos ya va creciendo demasiado, hasta un hermoso par de piernas femeninas, con otras mórbidas redondeces de igual género, también creación divina, pues son imán que atrae al hombre y lo hace perpetuar la especie. Bendito sea el Señor que puso tales cosas en la mujer para llevarnos a ella, y no ganchos o garfios de metal...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA