DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / El PAN con Josefina - 22 de Febrero de 2017 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 666670953

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / El PAN con Josefina

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Don Apoteco, farmacéutico, fue al banco y dejó la farmacia a cargo de su hijo mayor, Apotequito. Le recomendó que atendiera solamente los pedidos acompañados de receta; los otros ya los vería él a su regreso. Mas sucedió que un hombre llegó poseído por gana irrefrenable de rendir un tributo mayor a la Naturaleza, y le pidió al jovenzuelo algo que lo ayudara a contener tal pujo. El muchacho se resistía a darle algún medicamento, pero el señor insistió con deprecativo afán: si no le daba algún remedio, dijo, ahí mismo sucedería un desaguisado. Nervioso, el muchacho le dio unas pastillas. El apurado tipo las consumió en el acto, tras de lo cual se retiró. Poco después llegó don Apoteco, y su hijo le contó lo sucedido. "¡Por Avicena, Banting, Bernard, Carrel, Esculapio, Fleming, Galeno, Hahnemann, Hipócrates, Jenner, Koch, Lister, Paracelso, Paré, Pasteur, Pauling, Salk y Wassermann! -juró el de la farmacia invocando el nombre de médicos famosos. Y añadió: "Perdón si omití a alguno". Le recordó el muchacho: "Don Santiago Ramón y Cajal". "Ah, sí -reconoció el farmacéutico-. Pido disculpas a los tres". Le preguntó en seguida a su hijo: "¿Qué le diste a ese hombre?". "Pastillas de Passiflora", respondió el mozo. "¡Imprudente! -clamó el apotecario-. ¡Eso no es para contener los amagos de diarrea, carrerilla o pringapiés! ¡Es un calmante! ¡Iré a buscar al cliente!". Salió, presuroso, y preguntó a los vecinos si lo habían visto. Le dijo uno: "Yo vi a un sujeto que iba en dirección del parque". Allá fue el de la botica y, en efecto, vio al hombre sentado en una banca. Se dirigió a él y le preguntó, cauteloso: "¿Cómo está usted, señor?". "Muy bien, gracias -respondió el otro cortésmente-. Hecho de todo, pero muy tranquilo"... Doña Macalota le comentó a su vecina: "A mi marido le digo 'El oso'". "¿Por lo fuerte?", se admiró la vecina. "No, -precisa doña Macalota-. Le digo 'El oso' porque después de cumplir el acto de la reproducción tiene que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA