DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Ley, no regalos - 24 de Enero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 758272505

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Ley, no regalos

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Noche de bodas. Los recién casados han consumado el primer acto de su amor. Están en el lecho nupcial poseídos por el dulce sopor que invade a los amantes después de la entrega bien cumplida. De repente el novio siente una urgencia natural. Debe ir al baño. Le dice a su flamante mujercita: "¿Me permites un segundo, mi amor?". Responde ella, extasiada: "¡Y un tercero, y un cuarto, y un quinto...!"... Don Algón, salaz ejecutivo, necesitaba una nueva secretaria. Seis lindas chicas se presentaron a pedir el puesto. Después de aplicarles varias pruebas -lógicas, psicológicas, grafológicas y pedagógicas- el jefe de personal le preguntó a don Algón: "¿A cuál de ellas quiere como su secretaria?". Respondió el vejancón sin vacilar: "A la que en la parte de su solicitud donde dice 'Sexo' escribió 14 páginas"... Ahora tocó a Monterrey sufrir los inconvenientes de todo orden derivados de la escasez de gasolina. Sin aviso previo se redujo el abasto, y en numerosos sitios se vieron las largas, larguísimas filas de automóviles cuyos conductores buscaban con resignación o con enojo que en las gasolineras les surtieran el tan necesario combustible. Me pregunto si someter a los ciudadanos de varios estados a esa inusual molestia ha servido o servirá de algo para reducir el huachicoleo. En el mejor de los casos, pienso, lo hará disminuir por breve tiempo, pero pasado el cierre de los ductos, y vueltas las cosas a su normalidad, los delincuentes reanudarán sus latrocinios. Lo harán pese a las dádivas que López Obrador, cuya ingenuidad en este caso es conmovedora, ha repartido con mano generosa en las comunidades donde el huachicoleo se comete más, pensando que los obsequios a la gente acabarán con ese ilícito. El Presidente cree con la mayor buena fe en las virtudes del pueblo sabio y bueno. Para combatir el huachicoleo, sin embargo, no funciona la tesis de Rousseau, que creía ciegamente en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA