DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Estado de desecho - 16 de Febrero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 765574109

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Estado de desecho

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Hermosa era la mujer. A más de agraciado rostro tenía busto ubérrimo, cintura para ceñirla casi con índice y pulgar, grupa de poderosa yegua arábiga y piernas como talladas en mármol por el egregio Miguel Ángel. La bella dama bebía sin acompañamiento de varón en el lobby bar del hotel. Un tipo le dijo al cantinero: "Llévale de mi parte a esa señora una copa de lo que está tomando". El barman cumplió la orden. La guapa fémina dejó su asiento y fue hacia su invitador. Le dijo exasperada: "Si cree usted que invitándome una copa me va a llevar a la cama está muy equivocado". Preguntó impertérrito el sujeto: "¿Cuántas se necesitan?"... "Allá van leyes do quieren reyes". Así rezaba un antiguo proverbio español. En efecto, la voluntad del poderoso suele imponerse sobre los dictados de la ley, que se tuerce y desvirtúa según el capricho del que manda. Surge así un ámbito de ilegalidad que luego cualquiera puede aprovechar para su beneficio, pues lo que hace el más hace el tras. Largos años de esa viciosa práctica hicieron que México haya dejado de ser un Estado de derecho para ser a los ojos del mundo un Estado de desecho, si me es permitido el facilón juego de palabras. Lo que ahora hay que decir es que torcer las leyes para bien es tan reprochable como torcerlas para mal. Una de las características de la ley es la abstracción. La norma jurídica no sabe de buenas o malas intenciones. Ni siquiera con el pretexto de remediar una situación injusta es permisible ponerse por encima de la legalidad. Estamos perdiendo certidumbre económica en lo internacional porque en lo nacional hemos perdido certidumbre jurídica. Y ahora estamos perdiendo también certidumbre política. "Allá van leyes do quieren reyes"... Jock McCock, sheriff de Picadillo, Texas, marcó en el teléfono de su oficina el número 4-44-444-4444. Contestó una voz: "¿Aló?". Preguntó el sheriff: "¿Están los cuatreros?"... Pancho y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA