DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Desconocidos - 20 de Enero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 757244697

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Desconocidos

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

"¿Quién es este hombre?". Tal pregunta le hizo lord Feebledick a su esposa, lady Loosebloomers, cuando al regresar de la carrera de Ascot la sorprendió en el lecho conyugal en brazos de un desconocido. Respondió ella: "No sé quién es. No hemos sido presentados". En eso entró en la alcoba el mayordomo de la casa. Le llevaba a su señor el té y el London Times. "Ahora no, James -le dijo Feebledick-. Como ves, no es el mejor momento". Hizo una reverencia el fiel sirviente, y antes de retirarse preguntó: "¿Puedo hacer el crucigrama del periódico mientras milord se desocupa?". "By Jove! -profirió con impaciencia el lord-. Haz lo que te dé la gana, bellaco, pero sal de aquí". Se inclinó de nuevo el mayordomo y salió del aposento. Iba pensando en la decadencia moral de la alta sociedad, efecto seguramente del liberalismo. Él era socialista. Feebledick, entonces, amonestó a su esposa: "¿Y sin previa presentación tienes consorcio con este hombre?". "¿Qué otra cosa podía hacer? -se defendió lady Loosebloomers-. El señor vino a preguntar por ti. Le dije que no estabas y le ofrecí una taza de té. Pero tardaste tanto en llegar que se nos agotaron los temas de conversación y el té se enfrió. En algo tenía que entretener a la visita". Al oír el razonamiento de su esposa lord Feebledick no pudo menos que recordar una frase de mister Bernard Shaw: "La lógica femenina es irrazonable, irritable, irresponsable... e irrefutable". Le preguntó, severo, a su mujer: "¿Y por qué no lo invitaste a jugar whist?". En este punto intervino el individuo. "Caballero -le dijo a lord Feebledick-. Soy el nuevo diácono de Boredom Chapel. En mi calidad de ministro del Señor me está vedado participar en entretenimientos mundanales como los juegos de cartas. También tengo prohibidos los bailes, la lectura de novelas, las representaciones teatrales y el acordeón. Como puede usted ver, mi margen de distracciones es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA