DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / La alberca - 7 de Noviembre de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 825287745

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / La alberca

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Nadie con un adarme de moralidad debería posar los ojos en el sicalíptico relato que descorre hoy el telón de esta columnejilla. Lo leyó doña Tebaida Tridua, presidenta ad vitam interina de la Pía Sociedad de Sociedades Pías, y al punto le brotaron en ambos hemisferios de su profuso tafanario unas excrecencias como de mandril que hubieron de serle tratadas con emplastos de hirundinaria o celidonia. La ilustre dama estuvo dos semanas sin poder sentarse. Quienes quieran evitar un contratiempo semejante sáltense en la lectura hasta donde dice: "No dejo de notar un cierto dejo de hipocresía..." etcétera... Y a todo esto, ¿qué es un adarme? Es una antigua medida de peso que equivale a 17 gramos aproximadamente. La palabra se usa en la actualidad para aludir a una porción mínima de algo. Pero vayamos al vitando cuento arriba mencionado. Helo aquí... Un automovilista iba por cierta alejada carretera y vio a un pobre campesino que bajo el ardiente sol pedía aventón a los escasos conductores que por ahí pasaban. Detuvo su vehículo e invitó al hombre a subir. Lo hizo el campesino, pero una vez dentro del coche desenfundó un filosísimo machete y lo puso en el cuello del espantado viajero al tiempo que le ordenaba, amenazante: "¡Hágase una casacaroleta!". Uso ese término plebeo como eufemismo para designar la acción de masturbarse. A pesar del susto obedeció el automovilista. Cumplida la orden del sujeto éste volvió a demandar: "¡Otra!". Es de imaginarse el esfuerzo que tuvo que hacer el viajero para atender este segundo requerimiento del hombre del machete. No acabaron ahí sus fatigas. Por vez tercera el individuo le exigió: "¡Otra más!". Y por tercera vez el infeliz se vio obligado a someterse a la inhumana imposición. Con eso quedó derrengado, laso, agotado, feble, exánime, sin fuerza alguna ya. Al verlo así el campesino enfundó su machete y llamó con un grito: "Macarina!". De atrás de los arbustos salió una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA