Perfiles e Historias / La voz inconfundible - 3 de Julio de 2016 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 644318489

Perfiles e Historias / La voz inconfundible

Autor:María Luisa Medellín
 
EXTRACTO GRATUITO

Al preguntarle ¿dónde nació?, Adrián Peña sonríe. Afirma que casi lo hizo en una estación de radio, porque desde que dio sus primeros pasos andaba detrás de su papá, Juan Peña Cerna, locutor y socio de la XEGNK Radio Ritmo, que estaba a un lado de su casa, conectada por un pasillo.

"Ahora es de Radiorama, pero crecí en esa cabina, en Nuevo Laredo. Hasta balbuceaba comerciales y me la pasaba con los operadores, locutores y con mi papá, uno de los decanos de la locución en el norte de México, quien ya murió", relata Adrián con su inconfundible y modulada voz.

Desde pequeño escuchaba la radio fronteriza y texana, y se aficionó a la música en inglés.

"Tenía mi colección de discos con las canciones que me gustaban; los famosos sencillos de 45 revoluciones. Costaban un dólar y los compraba cuando iba solo o con mi familia, a Laredo, McAllen o San Antonio", menciona Adrián, de mirada traviesa, tras unos lentes de armazón negra.

En una de sus visitas a Monterrey, ya que ahora reside en Chihuahua, donde es director de programación de Mega Radio, Adrián platica que su familia decidió establecerse aquí cuando él tenía 10 u 11 años.

Su padre dirigía la XEJM, "La Máquina Musical", ubicada entonces en el Edificio Clariond, en 15 de Mayo y Zuazua, que desapareció al construirse la Macroplaza. Adrián lo mismo hacía de mensajero que traía los refrescos, fritos y cigarros para los locutores, cuando aún se permitía fumar en cabina.

A los 13 años ya tenía su turno como operador de consola, y se escapaba de la secundaria para desenvolverse en lo que más le apasionaba.

Su amigo y maestro de locutores, Polo Álvarez, cuenta que Adrián le llamaba para decirle qué discos nuevos tenía, y él lo llevaba a la estación donde le copiaban la música, mientras el chico esperaba en cabina.

"Tendría 18 o 19 años cuando me lo traje a la XERG. Estaba medio verde en la locución, pero comenzaba a tomar el estilo de locutor gringo: abierto, fresco, ágil. Empezó algo tímido y luego se fue acelerando", ríe Polo.

Antes, ya había estado en la XET-FM Stereo 94, Radio Monterrey, Stereo 7 y Radio Kono.

"Yo empecé a decir los títulos y los grupos en inglés, porque lo común era traducirlos para que la gente se fuera familiarizando", comenta Adrián, de 55 años. "Pero a veces era horrible, porque el locutor decía: 'Enseguida, Blanco y Negro, con Tres Perros en la Noche, en lugar de Black and White, con Three Dog Night, ja, ja, ja.

"Me acuerdo que a Lacho Pedraza no acababa de gustarle que usara el inglés, y me decía: 'No lo digas tan fresón, hazlo más...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA