Miguel Reyes González / Ciudadanización en juego - 1 de Diciembre de 2010 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 230861355

Miguel Reyes González / Ciudadanización en juego

Autor:Miguel Reyes González
 
EXTRACTO GRATUITO

Piedra angular en el proceso de transición política que ha vivido Nuevo León ha sido la institución encargada de armar y vigilar los comicios locales. En muy buena medida ha contribuido a la legalidad de los procesos electorales y a brindarles la naturaleza democrática de la que siempre habían carecido.

Esto fue posible gracias al carácter ciudadano que fue adquiriendo la Comisión Estatal Electoral, producto de importantes cambios jurídicos a partir de 1993, pero sobre todo con los de 1996. Esta reforma eliminó la participación del Gobierno en la organización de las votaciones, dándole plena autonomía a la CEE.

De ahí en adelante serían personas provenientes de la sociedad civil, sin vinculación partidaria, quienes se encargarían de los preparativos necesarios para llevar a cabo las elecciones, pero también para cuidar que todos los involucrados en ellas, partidos, candidatos y sufragantes, actúen en el marco de la ley.

Cinco comisionados ciudadanos y dos suplentes conforman la máxima instancia de la CEE. Son elegidos, previa convocatoria pública, por las dos terceras partes del Poder Legislativo estatal.

La CEE, plenamente ciudadana, estuvo compuesta por personajes probos, provenientes en su mayoría de las universidades locales más prestigiadas. Fue una selección atinada la que hicieron los diputados, pues cuidaron que ninguno de los elegidos fuera cuestionable por representar intereses partidistas.

El primer gran reto que enfrentó el organismo fueron las elecciones a Gobernador de 1997, cuyos resultados dieron pie a la alternancia política, tanto en el Poder Ejecutivo, como en el control del Congreso. La CEE superó esta prueba, lo mismo que las siguientes.

De esta manera, la Comisión ha ido consolidándose sin perder su rasgo fundamental, que es el carácter ciudadano de sus integrantes. Éste es quizá el elemento más importante que le ha permitido a dicho órgano ejercer una verdadera autonomía frente al poder político.

No ha sido en balde que la CEE haya generado confianza entre la ciudadanía, pero también entre los partidos políticos. Por ello, es indispensable que este garante de la democracia electoral permanezca ciudadanizado, sin la injerencia de los partidos políticos dominantes y del Poder Ejecutivo.

Viene todo esto a cuento porque en 15 días, a más tardar, el Congreso deberá elegir a tres comisionados propietarios y a dos suplentes para dar paso a la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA