MARKETER / En-síntoma - 18 de Enero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 757015953

MARKETER / En-síntoma

Autor:Horacio Marchand
 
EXTRACTO GRATUITO

Si se quiere irritar a un británico, hay que preguntarle sobre el Brexit; a un norteamericano, por Trump y su muro; a un mexicano, por el huachicoleo. Los 3 casos están relacionados con lo que podrían llamarse en-síntomas.

Un "ensíntoma" (así le llamo en ausencia de una mejor palabra) ocurre cuando en la intención de arreglar un problema o cambiar una situación no deseada, se manifiesta una consecuencia inesperada y/o implícita que ejerce una presión sistémica para regresar al rumbo original para evitarla.

Es que, finalmente, es inocente pensar que una solución, tanto acertada como equivocada, o una innovación, no van a generar problemas nuevos. Es más, para progresar y evolucionar se trata justamente de enfrentar problemas nuevos. Si son los problemas de siempre, se llegará a donde mismo.

Lo anterior se agrava cuando la decisión tomada se basa en un diagnóstico equivocado.

Cuando se falla en el diagnóstico o en la definición del problema, se falla en todo. No hay peor problema que cuando se trabaja sobre el problema equivocado.

Lo típico es que las acciones se centren sobre el síntoma y esto, a su vez, genera nuevos problemas y se activan acciones "solucionistas" y fragmentadas. Después de varias iteraciones de este tipo, el problema original está prácticamente enterrado y se convierte en indescifrable.

Uno de los enemigos del diagnóstico es el pensamiento concreto. El pensamiento concreto es reactivo y automático, se enfoca a lo visible, es inmediatista y fraccionado. Por otro lado, el pensamiento abstracto es reflexivo, se enfoca en las conexiones sistémicas, es de más largo plazo e integrador.

Y no es que el pensamiento concreto sea malo o inferior; gracias a él existimos como especie. La psicología evolucionaria nos ha condicionado a huir de inmediato si algo parece un tigre; no es como que lo vamos a tocar para analizar qué tipo de tigre es.

El pensamiento concreto es más visible en los niños: como cuando se tapan los ojos y creen que se esconden o cuando están frente a un desfile y lo ignoran tan pronto se les acerca el biberón.

Conforme crece la complejidad en nuestra forma de vida, el pensamiento abstracto es más...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA