Luis Rubio / Lecciones de vísceras - 3 de Julio de 2016 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 644319053

Luis Rubio / Lecciones de vísceras

Autor:Luis Rubio
 
EXTRACTO GRATUITO

La gran lección del voto británico es que nadie tiene el control de los procesos políticos.

En un mundo en el que la información es horizontal y todos tienen acceso a ella -como receptores e informadores-, nadie puede limitar lo que se sabe (sea cierto o falso), lo que se discute o lo que se concluye.

La información es ubicua y cualquiera puede conducir el debate: todo depende de su habilidad. David Cameron inició el proceso al convocar a un referéndum e instantáneamente perdió el control: una vez que el conejo salió de la chistera, el debate quedó en manos de los más hábiles y el control en los electores.

Más que suponer una conexión automática, absoluta e inexorable entre lo ocurrido en el Reino Unido y lo que pudiera pasar con Trump en Estados Unidos o con López Obrador en México, lo evidente es que el mundo ha cambiado y ya nadie tiene control: gana quien entiende mejor al electorado y le responde en sus términos.

Ésa es la genialidad de Nigel Farage (el principal promotor del rompimiento con la Unión Europea) y de Trump en Estados Unidos. Ellos comprendieron algo que los demás ignoraron.

"El sentir público no es racional, es emocional", dice Ariel Moutsatsos. Y sigue: "¿Puede alguien pensar en términos racionales respecto a sentimientos de derrota, impotencia, ansiedad o miedo?". Los "argumentos (de Trump y de los promotores de Brexit) no tienen sentido y hay un conjunto de razones lógicas, hechos y ejemplos tangibles que claramente los contradicen... no es algo racional, es emocional".

Los promotores del referéndum supusieron que era obvio, lo racional, quedarse en la UE y por lo tanto dejaron el terreno a la oposición, que entendió perfectamente la oportunidad porque leyó bien al electorado.

El "establishment" no entendió su aislamiento e insularidad: como dice George Friedman, "la élite no tenía ni la menor idea de lo que estaba ocurriendo más allá de su círculo de conocidos", lo que delata el verdadero problema que divide a nuestras sociedades.

En todos los países hay personas enojadas con el statu quo, resentidos por el choque de expectativas con la realidad cotidiana, el desempleo o subempleo y la percepción de estarse quedando atrás.

Hoy, unos cuantos merolicos que sí los entienden cambiaron todo: personajes capaces de articular esas emociones y sentimientos y convertirlos en una fuerza política.

Su fuerza, como probó el voto contrario a la UE y como han mostrado hasta ahora los seguidores de Trump,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA