Lucrecia Lozano / El empoderador - 23 de Agosto de 2017 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 691968429

Lucrecia Lozano / El empoderador

Autor:Lucrecia Lozano
 
EXTRACTO GRATUITO

Constantemente me pregunto si los tuits y declaraciones del Presidente Donald Trump son fruto de una estrategia desarrollada por él y sus asesores, o si la mayoría de las veces se trata de exabruptos y ocurrencias alimentadas por una personalidad imprevisible, errática y autoritaria.

No recuerdo en los últimos tiempos haber conocido un liderazgo tan agresivo y peligroso como el de Trump.

Reconozco que no es el único dirigente con esos rasgos. En Filipinas y algunos países de África hay jefes de Estado con actitudes y conductas similares.

Lo que hace singular su caso es que se trata de alguien que está al frente de la nación que sigue siendo la más poderosa del orbe, aunque ese poderío experimente una decadencia irrefrenable. La Presidencia de Trump es una muestra de ello.

Que últimamente se las está viendo difícil es real. Las constantes renuncias y cambios en su Gabinete y en su equipo de asesores más cercano reflejan la inestabilidad de su administración y sus dificultades para consolidar un liderazgo con peso institucional.

Acostumbrado a actuar con una independencia casi absoluta en su emporio empresarial, el ejercicio del cargo presidencial, cuya naturaleza institucional es indiscutible, se ha convertido en una camisa de fuerza y no en la plataforma para impulsar las reformas que prometió a su electorado.

Moderación, discreción, astucia y sensibilidad, cualidades que junto con la firmeza y el sentido de oportunidad debe tener, entre otras, un líder, no son rasgos que definan al Mandatario. Todo lo contrario, su estilo de dirigir oscila entre el ataque y la revancha, y los insultos y las ofensas.

¿Cómo olvidar su calificativo de "fake news hacia los medios, repetido hasta el cansancio en mítines, entrevistas y conferencias de prensa, como si fuera un mantra para exorcizar la supuesta mala fe de quienes critican su administración?

¿Cómo explicar una actitud que lejos de esforzarse en sumar e incorporar voluntades en la política, divide, excluye y confronta de manera intencional? ¿Ocurre eso por casualidad o responde a un patrón que se propone desatar el escándalo, el enfrentamiento y la desesperanza?

¿Cómo interpretar su reciente tuit en torno a los ataques terroristas en Barcelona...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA