Linaje presidencial - 11 de Septiembre de 2015 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 582259182

Linaje presidencial

Autor:Carlos Leyva
 
EXTRACTO GRATUITO

Fotos: Carlos Figueroa

El destino los puso bajo los reflectores continuamente. Su apellido venía cargado de mitos, igual luminosos que oscuros, que a veces requerían un séquito de guardaespaldas, tolerancia a la crítica y mayor esfuerzo para que se reconocieran sus méritos propios.

Algunos descendientes de las familias que alguna vez ocuparan la casa presidencial han optado por seguir el rumbo de la política, mientras que unos más han forjado su trayectoria profesional en ámbitos como la cultura y los negocios. Otros prefieren evitar los reflectores a toda costa.

¿Cómo se es niño o adolescente en Los Pinos? ¿Cómo crece alguien escuchando historias de cuando su familia habitaba el Castillo de Chapultepec?

"La gente te trata diferente, no sé si es para bien o para mal", considera Giuliana Zolla López Mateos, nieta del ex Presidente Adolfo López Mateos, "era muy pesado porque todo mundo me preguntaba por qué no traía guardaespaldas... Dejas de importar tú como persona".

En el marco del mes patrio ocho descendientes comparten sus vivencias y mejores anécdotas.

La cantante Carla Mauri Alemán escucha de su abuelo, Miguel Alemán Velasco, anécdotas de su niñez cuando su padre, Miguel Alemán Valdés, fue Presidente de México.

MIGUEL ALEMÁN VELASCO

Velasco El 1 de diciembre de 1946, Miguel Alemán Valdés se convirtió en Presidente de México.

Con este suceso el PRI llegaba por primera vez al poder con este nombre.

Miguel Alemán Velasco, hijo del ex Primer Mandatario y actual presidente del Consejo de Administración de Interjet, recuerda a su papá como un humano entrañable, del que aprendió un sinnúmero de valores que hasta hoy día lo acompañan y trata de inculcar a sus nietos, por ejemplo, la cantante Carla Mauri.

"Mi padre me dijo que la política era una ciencia de conciencia, constancia y circunstancia, y la última pesaba más que las otras dos", recordó el empresario.

El esposo de la ex Miss Universo Christiane Magnani confiesa, mientras bebe café en el Salón Taurino del Hotel Geneve, que cuando su papá llegó a la Presidencia nunca hizo a su familia a un lado.

"Lo acompañé a varias giras; en ellas me percataba de su trato con la gente.

Eran otros tiempos y otra forma de Gobierno", compartió.

Moda: Frattina

Accesorios: Daniel Espinosa

Coordinación de moda: Carlos Leyva

¿Antes de su papá alguien se dedicó a la política en la familia?

Claro. Mi abuelo Miguel Alemán González participó en la Revolución Mexicana, llegó a ser General de División y también fue diputado local de Veracruz, cargo al que renunció meses más tarde porque el entonces Presidente Álvaro Obregón quiso reelegirse y él estaba en contra de la reelección.

¿Cómo era la vida antes de que llegara a la Presidencia?

Tengo muchos recuerdos de cuando él comenzó su gestión, en 1946. Yo tenía casi 16 años, esta etapa es de muchos cambios en la vida de un ser humano, en donde uno descubre muchas cosas. Recuerdo que vivíamos en la calle de Durango número 225 enfrente de lo que hoy es Palacio de Hierro; en ese momento, mi padre se desempeñaba como Secretario de Gobernación y ya preparaba su campaña presidencial.

¿Qué le contaba su padre desde la silla presidencial?

Algo que se me grabó en la memoria es que me dijo que los políticos se preocupan más por lo que van a decir que por lo que van a escuchar y, que primero hay que oír y después contestar.

¿Qué le preguntaba en esa época?

Recuerdo que una vez cuestioné a mi papá respecto a cuáles eran las diferencias entre los sexenios y me respondió que muchas. Él me dijo que casi nunca se toman en cuenta las circunstancias.

Todo cambia, cada sexenio ha sido diferente y las medidas que se toman son de acuerdo al momento.

Por ejemplo, la definición de él era que "la política era una ciencia de conciencia, constancia y circunstancia, y la última pesaba más que las otras dos", es decir, por más conciencia y constancia que se tuviera, si la circunstancia no se daba, todo se derrumbaba.

¿Cómo era tratado el hijo del Presidente?

A la hora de decidir dónde estudiaría la universidad, mucha gente me decía que lo hiciera en Harvard, Notre Dame, Yale o que me fuera a cualquier lugar del planeta; no obstante, opté por quedarme en México y entré a la UNAM. Sabía por todo lo que pasaría al estar allí; aguanté toda clase de comentarios, mi padre ya me había preparado para ello.

¿Renegó alguna vez de su situación?

Nunca. Era natural que por ser el hijo del Presidente la gente pensara que se me daba un trato especial de los demás alumnos, lo cual no era cierto. Cuando alguien hacía un comentario negativo hacia mí, no lo tomaba personal. Se decía que los exámenes me los regalaban y que me pasaban con 10. Para afrontar esto opté por tomar clases con los catedráticos más respetados.

¿Cómo era la convivencia en familia?

Mi padre me llevó a casi todas sus giras, la gran mayoría aquí en México. Antes las giras duraban meses, nos desplazábamos en automóvil o en tren. Al estar tanto tiempo fuera de casa, el Presidente conocía más de cerca a la gente del pueblo; al bolero, al mesero y al albañil, entre otros. El Jefe de Estado tenía la oportunidad de ver, escuchar y oír durante un mes, cuando menos, al pueblo y regresaba empapado de los problemas que se debían atender.

¿Qué diferencias encuentra entre la gestión de Alemán Valdés y las posteriores?

Ningún Gobierno es igual que el anterior. Hay Presidentes que son recordados con afecto, a otros se les menciona para aspectos negativos. La política está hecha de tiempos y de ritmos, el que se adelante se equivoca, el que se atrasa no llega. No podemos hacer una comparación de quién fue mejor presidente, quién fue más simpático o quién fue más capaz, ya que todo cambia con las circunstancias.

¿En su juventud se imaginó que sería Gobernador de Veracruz?

Siempre quise estar alejado de la política, porque nunca me hubieran dado el crédito a mí, todo mundo habría dicho que mi papá me favoreció o que mi campaña se habría hecho con dinero de la Presidencia. Sin hacerlo, lo decían.

Cuando mi padre murió, me invitaron a ser candidato para senador a Veracruz y acepté; luego a Gobernador y gané.

Yo ya llevaba más de 50 años de casado con mi esposa y mis hijos ya estaban grandes, y es que mi mujer y yo nos prometimos tener una familia unida y vivir juntos toda la vida, porque si ella seguía de estrella de cine en las giras, no la vería muy seguido, y yo de político, en las giras, tampoco, entonces no pasaríamos tiempo de calidad en familia.

¿Alguna anécdota que recuerde en Palacio Nacional?

Durante la gestión de mi padre, yo filmaba películas con algunos de mis amigos adentro de Palacio Nacional.

Eran largometrajes históricos que duraban 40 minutos; había quien se caracterizaba de Benito Juárez o Porfirio Díaz y actuaba como ellos. A mí me gustaba editar, otros se encargaban de la musicalización; cada quien tenía una función, recorríamos todos los pasillos de este recinto para filmar las escenas, pero estás películas eran sólo para nosotros, nunca salieron a la luz.

Miguel Alemán Valdés

Gobernó México del 1 de diciembre de 1946 al 30 de noviembre de 1952.

Nació el 29 de septiembre de 1900 en Sayula, Veracruz.

En 1936, fue senador de Veracruz y, más tarde, Gobernador.

En 1939, se encargó de la campaña electoral de Manuel Ávila Camacho, quien también fue Presidente de México; al ganar éste Alemán Valdés se convirtió en Secretario de Gobernación.

Fue el primer Jefe de Estado en México en ocupar el cargo por seis años, antes de él sólo eran cuatro.

Durante su mandato organizó el reparto agrario, creó más redes carreteras; la inversión privada aumentó y, con ello, el crecimiento industrial y urbano; no obstante, se acrecentó la deuda interna a 346 millones de dólares, el peso se devaluó y su cotización fue de 8.65 pesos por dólar.

Después de dejar la Presidencia, el 30 de noviembre de 1952, promovió la diversidad nacional al presidir el Consejo Nacional de Turismo; fue precursor de la realización de los Juegos Olímpicos en 1968 y fue socio de Televisa; falleció en la Ciudad de México el 14 de mayo de 1983.

CARLA MAURI ALEMÁN

Ejemplo a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA