Jorge Volpi / Barbarie - 28 de Julio de 2018 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 735632457

Jorge Volpi / Barbarie

Autor:Jorge Volpi
 
EXTRACTO GRATUITO

Vivimos una era de barbarie. La barbarie que hemos atestiguado, hace unas semanas, en esos niños llorosos, encerrados en jaulas como cobayas de laboratorio, hacinados en siniestros centros de detención, lejos de sus padres, confinados a su vez en otras prisiones.

Ésa, y no otra, es la imagen de nuestro tiempo: el país que se ha definido a sí mismo como la mayor y más antigua democracia del planeta considera que cualquiera que intente entrar por sus fronteras desprovisto de papeles es un peligroso criminal que merece el peor maltrato.

Que se hayan filtrado estas escabrosas fotografías no es casual: se trata de una advertencia para cualquier otra familia que aspire a internarse en Estados Unidos sin permiso.

Donald Trump es el principal adalid de esta barbarie. Una política sistemática puesta en marcha desde el inicio de su campaña: caracterizar a los inmigrantes sin papeles como delincuentes y violadores; seres que, lo ha dicho, no merecen la condición de humanos.

Sabemos que estas palabras son acicates racistas -como las pronunciadas por los nazis contra los judíos o los hutus a los tutsis-, disparadores del odio hacia otros seres humanos en razón de su color de piel, su religión, sus costumbres o su lengua. La comparación con Hitler -al menos con el Hitler de 1933- no es exagerada.

El racismo de Trump es, a estas alturas, innegable. Pero su talante despótico no se refleja sólo en el trato a los inmigrantes: se encuentra también en su obsesión con el muro en la frontera, la idea de obligar a México a pagarlo y sus ansias por dinamitar el Tratado de Libre Comercio.

Tácticas que se suman a la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, la decisión de reconocer Jerusalén como capital de Israel, la demolición del acuerdo nuclear con Irán, su trato deferencial con Putin, la guerra comercial con Europa y China, el desprecio hacia los demás líderes del planeta -en particular aliados como Merkel o Trudeau- y cada baladronada, mentira o insulto que acumula a diario contra algún individuo, grupo o nación.

El mayor peligro para el mundo hoy es, sin duda, Trump: un sujeto torvo y malintencionado, racista y xenófobo, mitómano compulsivo, que lidera a la mayor potencia de nuestro tiempo. Alguien que, como han comprobado sus...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA