Jorge Ramos Ávalos / El cielo y los superhumanos - 29 de Diciembre de 2018 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 751811041

Jorge Ramos Ávalos / El cielo y los superhumanos

Autor:Jorge Ramos Ávalos
 
EXTRACTO GRATUITO

Si sólo hubiera podido leer dos libros en el año que pasó, escogería "Breves Respuestas a las Grandes Preguntas", del recientemente fallecido cosmólogo Stephen Hawking, y "Sapiens: Una Breve Historia de la Humanidad", del historiador Yuval Noah. Ambos enfrentan con lucidez el asunto de qué ocurre cuando nos morimos y las historias que nos inventamos.

Me temo que no les tengo muy buenas noticias.

"¿Tengo fe?", se pregunta Hawking, quien vivió con una discapacidad causada por una progresiva degeneración de los nervios y sólo se podía comunicar con sus músculos faciales.

"Todos somos libres de creer en lo que queramos, pero desde mi punto de vista la explicación más sencilla es que Dios no existe. Nadie creó el universo y nadie dirige nuestro destino. Esto me lleva a una profunda conclusión: probablemente no hay un cielo, ni vida después de la muerte".

Hawking argumenta que "el universo fue creado espontáneamente de la nada, de acuerdo con las leyes de la ciencia" en "un evento que ahora llamamos el Big Bang" o una gran explosión y que, por lo tanto, no hay en esto ninguna explicación divina.

Millones de años después, cuando la Tierra generó las condiciones necesarias para tener vida inteligente, los humanos empezamos a buscar explicaciones. Y ahí es donde entra Yuval Noah, con su maravillosa historia de la humanidad.

Nos hemos inventado muchos mitos y leyendas para tratar de explicar lo que nos pasa. Pero esto es precisamente lo que nos define y diferencia de otros animales.

"Esta capacidad de hablar sobre ficciones es la característica más singular del lenguaje de los sapiens", escribe Noah. "Es relativamente fácil ponerse de acuerdo en que sólo el Homo Sapiens puede hablar sobre cosas que no existen realmente, y creerse seis cosas imposibles antes del desayuno. En cambio, nunca convenceremos a un mono para que nos dé un plátano con la promesa de que después de morir tendrá un número ilimitado de bananas a su disposición en el cielo de los monos".

Noah asegura que esta capacidad de imaginarnos cosas colectivamente, de tener "mitos comunes" y de cooperar entre extraños "es la razón por la que los sapiens dominan el mundo". Eso nos separa de abejas, hormigas y chimpancés.

Quien se imagina un futuro muy distinto, con "superhumanos", es Hawking. Él asegura que la humanidad está entrando a una nueva etapa de "evolución...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA