Javier Livas / Porra soez - 28 de Junio de 2014 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 517031890

Javier Livas / Porra soez

Autor:Javier Livas
 
EXTRACTO GRATUITO

Me dan vergüenza los aficionados mexicanos que al unísono lanzan un insulto al portero contrario y lo festejan como si su boleto les diera ese derecho.

Me avergüenza la falta de moralidad colectiva, es decir, la incapacidad para aplicar la regla dorada de la convivencia humana que es respeto al prójimo. ¿Cómo conciliar la doctrina cristiana y un comportamiento público aberrante?

Todo indica que la falta de inteligencia de los aficionados mexicanos los hace creer que su grito soez puede presionar al portero a cometer un error.

Lamento que haya tantos mexicanos que se ufanan de poder gritar algo que rima con "bruto", sin consecuencias.

Quesque viajar 8 mil kilómetros para incurrir en algo tan banal, tan inconducente y vulgar. ¿Dónde queda la máxima deportiva de "mente sana en cuerpo sano?".

Sólo una bola de tarados pueden creer que así contribuyen a la victoria del equipo mexicano. Sólo la ignorancia los torna creativos, imaginativos y graciosos.

Me avergüenza que haya comentaristas y conductores de noticias con tanto poder de difusión, como López Dóriga y Adela Micha, que celebran y festejan un comportamiento claramente antisocial y con ello lo contagian a otros igual de corrientes que ellos.

Me da vergüenza que los mexicanos tengan esta mentalidad de masa cobarde, que se esconden en el anonimato de la chusma para vociferar lo que jamás se atreverían a hacer frente a frente con la persona aludida.

Me da pena que ninguno de los jugadores se haya manifestado personalmente contra esta práctica malsana. Si nuestros jugadores son considerados "astros", ¿para qué mancharlos con una porra incongruente?

Más vergüenza me dio enterarme que esta ofensa despectiva tiene tiempo practicándose en las canchas del futbol en México, sin que autoridades hayan intentado siquiera ponerle un alto.

Me da vergüenza, por no decir pena ajena, que ni la UANL ni el Tec de Monterrey, en cuyos estadios se ha asentado ya esta cobarde e insensata tradición, apliquen sus reglamentos y protejan lo que debería ser en todo momento, y en cualquier evento, un ambiente familiar sano.

No me decepciona la reacción de la FIFA, porque de ésta francamente nunca he esperado gran cosa. Es fecha que no se dan cuenta de que las reglas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA