Guardias se rayan - 29 de Julio de 2011 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 308351202

Guardias se rayan

Autor:Ángel Charles
 
EXTRACTO GRATUITO

La pasión por Rayados sí tiene precio.

Para tener acceso al entrenamiento de Rayados en las instalaciones de El Barrial, los aficionados albiazules son literalmente "goleados" por los guardias de seguridad del inmueble al exigirles cuotas de hasta 250 pesos para poder ingresar sin problema alguno.

En un ejercicio realizado por un reportero y un fotógrafo de CANCHA se pudo constatar que los dos guardias de una empresa privada que resguardan el acceso a la casa rayada hacen su "agosto" con los aficionados al pedirles un "moche" para entrar a las instalaciones.

Esto pese a que el entrenamiento sea a puerta cerrada.

Luego de una espera de dos horas afuera del inmueble, el guardia principal llamado Adán -quien lleva el control del acceso de personas a través de un radio- es abordado para pedirle oportunidad de entrar a las instalaciones con el pretexto de tomarse fotos con los jugadores.

Sin saber que hablaba con un reportero, Adán de inmediato da el "sí", pero advierte que esto sería más difícil que en un día normal por la presencia de "refuerzos" de seguridad enviados por el Club.

"Ahorita estamos batallando por el desmadre que hubo ayer (el martes)", dijo, "nos mandaron apoyo de los de Seguridad del Tec, pero déjame ver si se puede, nomás no te desesperes".

Un día antes -el martes-, unos 200 aficionados se abalanzaron contra la puerta principal de El Barrial, saliéndose de control la situación para los dos únicos guardias que cuidan el acceso diariamente al lugar.

Fingiendo que por radio le daban una orden, el guardia hizo de inmediato una seña para dejar pasar al reportero y fotógrafo vestidos de aficionados, abriendo el portón ante la sorpresa del resto de los seguidores que esperaban a las afueras la salida de los ídolos rayados.

"Pásele, pásele, ya me dieron la orden. Ustedes sí pueden pasar".

Ya en el interior del sitio de inmediato detalla el procedimiento a seguir para hacer efectivo el cobro, sin ningún riesgo.

"Hay muchas cámaras y nos pueden ver; al final (el dinero) me los dejas en el baño", sentenció. "Son 250 (pesos) por los dos".

Para disimular que hay autorización del Club para dejar entrar a los aficionados, le pide a su compañero guiarlos hasta la entrada a la casa club.

Un par de aficionados revelaron también haber ingresado al inmueble mediante la extorsión de los guardias.

"A mí también me cobraron, es la segunda vez que vengo y pago para poder entrar con los jugadores", contó el aficionado. "Si no le haces así te dejan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA