Gabriel Zaid / Universidades de oficios - 27 de Enero de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 759526933

Gabriel Zaid / Universidades de oficios

Autor:Gabriel Zaid
 
EXTRACTO GRATUITO

En sus "Cinco Memorias sobre la Instrucción Pública" (1792), el noble y revolucionario marqués de Condorcet propuso que los artesanos supieran física y química, no sólo usar las manos.

Fue una idea noble y revolucionaria frente a la tradición que opone la vida intelectual a la inteligencia de las manos. Una propuesta análoga sería exigir el dominio de un oficio como requisito para entrar a la universidad.

Las manos inteligentes fueron decisivas para el desarrollo de la especie humana y la cultura. Lo siguen siendo para el desarrollo personal. En la destreza, el cerebro coordina los dedos, los ojos y los oídos para producir resultados. En el simple tacto, hay investigación, conocimiento.

Pero las habilidades manuales son vistas con desdén por la educación superior, como algo socialmente inferior, aunque los grandes cirujanos y los grandes pianistas llegan a serlo por el uso magistral de sus manos.

La vida humana se enriquece con los oficios ignorados por el sistema educativo: afiladores, albañiles, bordadoras, carpinteros, cerrajeros, cortineros, cocineras, costureras, electricistas, encuadernadores, enfermeras, estilistas, floristas, fumigadores, herreros, hojalateros, impresores, jardineros, mecánicos, mecanógrafas, modistas, paragüeros, parteras, pintores, relojeros, reparadores de aparatos, rotulistas, sastres, soldadores, tapiceros, tejedoras, vulcanizadores, zapateros y 100 oficios más que exigen manos inteligentes.

Las primeras universidades formaban teólogos. Después, abogados. Mucho después, médicos y músicos, cuyo saber manual fue visto como indigno del nivel universitario.

Las disciplinas puramente conceptuales como la teología y el derecho eran y siguen siendo de enseñanza oral. Necesitan cuando mucho un pizarrón, no quirófanos, instrumentos musicales, talleres, laboratorios o prácticas de campo.

Quizá por eso, la enseñanza de la administración, que también fue rechazada como indigna del nivel universitario, tuvo un éxito fulminante: puede reducirse a bla-bla-blá.

A lo largo del siglo 20, la enseñanza administrativa en las universidades nació, creció y rebasó en número de alumnos a las carreras tradicionales.

El Presidente López Obrador prometió en su plan de Gobierno: "En 2019 estarán funcionando 100 universidades públicas con carreras acordes a cada región del País, para atender con educación de calidad y sin pago de colegiaturas".

Otras declaraciones morenistas: Se buscarán municipios donde no haya universidad, especialmente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA