Un festín a ciegas - 16 de Enero de 2011 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 240810439

Un festín a ciegas

Autor:Alejandra A. Reyes
 
EXTRACTO GRATUITO

Enviada

PUNTA MITA, Nay.- La expectativa crece en la mesa mientras el capitán de meseros explica la forma en la que se llevará a cabo la cena.

¿Instrucciones para degustar los alimentos? Sí. Ésta no es cualquier experiencia gastronómica, sino una aventura para conectarse con los sentidos.

El menú diseñado por Sylvain Desbois, chef del restaurante Carolina del hotel The St. Regis Punta Mita Resort, se saborea con los ojos tapados, lo cual, por sí mismo, representa todo un suceso: tocar la orilla de los platos, ubicar los cubiertos y las copas... relajarse hasta lograr que sean sólo las percepciones que no tienen que ver con los ojos las que guíen al comensal hacia los sabores.

Desde hace alrededor de dos meses este servicio se brinda a los huéspedes del hotel de miércoles a domingo, y se realizará durante un año.

De acuerdo con Javier Pérez Rubio, gerente de alimentos y bebidas del hotel, la vista es el primer sentido por el que "entra" la comida, y es hasta después de ver un platillo que se utilizan los demás.

Al cubrir los ojos, necesariamente son el olfato, el gusto y, en ocasiones, el tacto los encargados de percibir los detalles de los alimentos.

"La gastronomía puede ser, además de sabores y texturas, una experiencia que va más allá. Queríamos hacer algo creativo, que se pudiera compartir y donde se apreciaran todos los sentidos que tenemos", señaló Pérez Rubio.

Quizá, al no contar con el sentido de la vista durante una comida, se esté más atento a la explosión de sabores y aromas. Lo cierto es que, bocado tras bocado, se advierten de una manera distinta los diferentes elementos que integran un platillo.

No importa si se desconoce el nombre de algún ingrediente: la sensación está en el paladar y deja un sabroso recuerdo. Pero, si se sabe de gastronomía, la cena se convertirá en una actividad interesante y un divertido reto para los conocimientos.

Creatividad y diversión

El prescindir de la vista, ya sea por la falta de luz o por tapar los ojos con una venda, a la hora de probar los alimentos ha causado curiosidad en diversas partes del mundo.

El restaurante Dans le Noir, en París, ha contado con actividades similares.

Así sucede, también, con iniciativas como Dark Dining Projects, que realiza este tipo de cenas en diversos restaurantes de Nueva York.

De igual forma, el equipo de este centro de descanso ubicado en Riviera Nayarit creó una experiencia que puede despertar diferentes sensaciones en las personas que la viven.

"Compartirlo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA