Eduardo Caccia / MéxicOz - 17 de Agosto de 2014 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 524340606

Eduardo Caccia / MéxicOz

Autor:Eduardo Caccia
 
EXTRACTO GRATUITO

Se cumplen 75 años de la película "El Mago de Oz". Como sucede con muchas obras que en la superficie son para niños, la historia de Oz ha tenido diversas interpretaciones y profundidades, como esos icebergs que asoman una breve porción de masa, simbología disponible a los ojos curiosos.

"El Mago de Oz" ha sido vista como una parábola sobre populismo y política económica, se le han argumentado tres tipos de alegoría: religiosa, ateísta y feminista, hay quien le ha encontrado reminiscencias junguianas, otros ven la teoría de la conspiración, y no ha faltado quien señale, como Salman Rushdie, la incompetencia adulta que propicia el crecimiento del niño. En este tobogán de interpretaciones añado mi visión.

El titular del Ejecutivo ha tomado con vigor y en mayúsculas la palabra Acción, vocablo (otrora activo) constitutivo del PAN que hoy sirve para construir un discurso de país en movimiento, impulsado, a decir del Presidente, por las reformas estructurales, cambios que durante la semana fueron objeto de festín y crítica.

¿Hacia dónde se mueve México en la visión de Peña Nieto? A juzgar por las palabras presidenciales, parece que vamos por el camino de ladrillo amarillo, hacia la tierra fantástica de Oz.

Sin quitarle mérito al esfuerzo y al ímpetu reformador del discurso presidencial, me parece que se subestima y simplifica en exceso el camino que ha de conducirnos a esa tierra prometida de esmeraldas. "Se han derribado las barreras que impedían a México crecer", escribe el Presidente en Twitter, y también habla de "poner las reformas en Acción".

Está bien que un líder muestre su optimismo, pero las declaraciones esbozan que compramos una máquina milagrosa que nada más basta echar a andar y que camine; además, ya no hay obstáculos. La barrera es también no ver la barrera.

El andamiaje del sistema político y cultural en México está infestado de corrupción, preocupa que no se vea esta gran barrera que potencialmente puede sabotear los anhelos metasexenales de un Presidente que ha dicho que su Gobierno no sólo llegó a administrar, sino a transformar.

El titular del Ejecutivo pecaría de optimismo o ingenuidad si, cuando dice "ciclo transformador que acabamos de concluir", no ve que el ciclo apenas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA