D'ARTE / Salvan vitral - 17 de Febrero de 2017 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 665281613

D'ARTE / Salvan vitral

Autor:Rocío Castelo
 
EXTRACTO GRATUITO

Sin duda uno de los artistas mexicanos más emblemáticos del siglo XX es Rufino Tamayo (1899- 1919) quien con sus innovaciones plásticas dio bases para el inicio del Movimiento de Ruptura que produjo el cambio en los esquemas de nacionalismo localista que se habían manejado en el Muralismo y en la llamada Escuela Mexicana de Pintura, dando al arte mexicano apertura a niveles internacionales.

Tamayo, después de haber sido tachado de "pintor abstracto" por José Clemente Orozco afirmó en una entrevista: "Sepa Orozco que mi pintura no es abstracta, es concreta porque trata de reducir las formas a su esencia y porque estas formas no se quedan en la pura geometría; mi pintura es perfectamente realista y solo un miope estético (Orozco padecía un alto grado de miopía) puede negarlo. Eso sí, mi pintura no es descriptiva".

Entre los temas más tratados por Tamayo a lo largo de su exitosa carrera están los bodegones especialmente con sandías, la música que el artista adoraba, retratos, especialmente el de Olga, su esposa a quien pintó innumerables veces; entre los de animales pintó perros, pájaros y hasta una vaca con la cola en movimiento; las mujeres fueron punto central en su temática haciendo referencias a tradiciones como las figuras femeninas de Tanguyu, a su carácter, belleza, desnudez y sexualidad; retrató a la familia, a los juegos de los niños; hizo que sus lienzos se incendiaran con versiones del fuego.

En muchas ocasiones el tema del espacio ocupó sus pinceles, ya que le interesaba la aviación y las investigaciones espaciales. En sus primeras obras aparece un globo de Cantoya en, "Naturaleza Muerta", 1928; en otras hay aviones como en el "Hombre asombrado de la aviación". Le fascinó el cosmos y sus misterios y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA