Del corazón al cerebro - 28 de Julio de 2018 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 735631957

Del corazón al cerebro

Autor:Evlyn Cervantes
 
EXTRACTO GRATUITO

La próxima vez que piense en los problemas cardiovasculares que afectan la salud, tome conciencia de que se trata de una enfermedad de la conducta y tenga en cuenta que el enfermo ha de utilizar su cerebro para decir: "Me voy a cuidar".

Esta reflexión la plantea Valentín Fuster, director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares en Madrid y director de la Escuela de Medicina Mount Sinai de Nueva York.

El especialista afirma que cuidarse y reducir factores de riesgo contra las enfermedades cardiovasculares es una decisión cerebral.

De visita en México, Fuster enfatizó que cuando un médico tiene frente a él a un paciente con enfermedad cardiovascular, lo primero que hay que evaluar es si esa persona está dispuesta a ver su salud como prioridad y tomar una decisión mental para reducir factores de riesgo.

"Lo primero que ha de decidir un médico al recibir a un paciente es si es un individuo dispuesto a entender la salud como prioridad. Esto es muy importante porque los pacientes que vemos a veces consumen medio paquete de cigarrillos al día, esto no funciona. El enfermo ha de decidir si la salud es prioridad", apuntó.

Con frecuencia, dijo, los enfermos cardiovasculares desconocen que el deterioro del cerebro está relacionado con un tratamiento deficiente de factores de riesgo, como niveles altos de colesterol o el tabaquismo.

"Parte de la degeneración senil y la aceleración de la enfermedad de Alzheimer tiene que ver con factores de riesgo que pensábamos que solamente producían el infarto, pero también cierran las pequeñas arterias del cerebro silenciosamente y el poder cognitivo disminuye. Es decir, pasamos del corazón al cerebro. Usted ha de hacer una decisión cerebral y darse cuenta que los factores de riesgo están afectando la calidad de vida en cuanto a degeneración senil".

Es irresponsable, consideró, que la mayoría de la población adulta que ya sufrió...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA