El ciudadano Ávila - 30 de Septiembre de 2018 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 741096377

El ciudadano Ávila

Autor:María Luisa Medellín
 
EXTRACTO GRATUITO

A los 7 años, Luis escribió una carta a sus padres, en la que decía: "En esta casa no se puede dialogar. Entonces lo voy a hacer a través de este texto".

Ahí cuestionaba el porqué no le participaban de sus decisiones ni le pedían opinión y, al final, exigía que como integrante de la familia se le tomara en cuenta.

A sus papás no les sorprendió lo bien que se expresaba, porque lo hacía desde más chico, pero en ese momento auguraron que se dedicaría a la política e hicieron caso de sus peticiones.

"Desde que tengo memoria me interesaba conocer por qué pasaban las cosas. Traté de entender, además, cómo tenemos un país tan desigual, con un gobierno tan deficiente y una sociedad tan inconforme", dice reflexivo Luis Raúl Ávila Álvarez.

"Creo que desde ahí empecé a perfilarme hacia lo que hago ahora".

Luis es el director de ¿Cómo Vamos, Nuevo León?, plataforma ciudadana que genera datos de relevancia para el área metropolitana, con el propósito de contribuir a mejorar el debate público y elevar la exigencia a los gobernantes sobre los principales temas de interés de la comunidad.

A sus 32 años, este joven de lentes, ojos oscuros y cejas pobladas, es un convencido de que alcanzar un mejor sistema democrático es tarea del ciudadano, no del Gobierno, y en esa dirección encamina sus esfuerzos.

"Los gobiernos no van a cambiar si no hay ciudadanos demandantes detrás de ellos. Hay gobernantes con muy buena voluntad, y eso se reconoce, pero el cambio va mucho más allá de la voluntad de quien esté responsabilizado del Gobierno".

* * *

Los padres de Luis son Sonia Álvarez y Luis Ávila, químicos industriales de profesión. Daniel es su hermano menor.

"Fui un niño alegre, risueño y muy estudioso. Me gustó leer, escuchar música y, a veces, no estaba tan interesado en las cosas de los niños. Quería entender lo que pasaba a mi alrededor", detalla Luis, en una moderna oficina de usos múltiples, en la que hay pizarrones, escritorios, libreros, mesas y sillas por todos lados.

Él vivió parte de su vida en la Ciudad de México, y el primer semestre de la carrera Política y Administración Pública lo hizo en el prestigiado Colegio de México.

Pero vino a Monterrey con su papá, quien trabaja con frecuencia con empresas regias, y decidió mudarse e iniciar la licenciatura en Ciencia Política en el Tec, en enero del 2005.

"Todo lo que hago no existía cuando entré a la carrera. Creo que es parte de un camino nuevo que refleja cómo podemos participar en temas públicos, que era...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA