Chilanga, de las de antes - 20 de Abril de 2014 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 506028430

Chilanga, de las de antes

Autor:Raymundo Zamarripa
 
EXTRACTO GRATUITO

Thalía tiene más de 10 años viviendo en Nueva York pero, al escucharla hablar sobre los pormenores de su vida y de su carrera, se percibe orgullosa de ser mexicana y que, sin importar cuánto tiempo haya pasado en la Gran Manzana, sigue siendo bien chilanga.

"Sí, bien chilanga, aunque con lo de 'güey' eso sí no puedo, eso no fue de mi generación", bromea en una charla con un grupo de periodistas.

Los momentos previos a tocar tierra en la Ciudad de México son siempre especiales para la cantante de 42 años, y al asomarse a la ventana de su avión asegura que estallan los recuerdos.

"No es mi avión, ojalá fuera mi avión. Dios te oiga", aclara.

"Pienso en casa, que estoy en casa. Siempre que voy aterrizando me acuerdo de cuando trabajaba y trabajaba como gitana, mi casa era el avión. Me vienen los flashback. Venir aterrizando del carnaval de Río de Janeiro, de Francia, de la canción mundial de no sé qué", dice.

Sin embargo, la melancolía se disipa cuando aterriza y ve el tráfico o cuando se come unos tacos al pastor como los que, asegura, le llevaron ese día a su llegada.

La conversación salta de sus viajes a las telenovelas y de la música a sus hijos y su esposo. Y, como hace en su vida diaria, se divide y toma su tiempo para atender cada pregunta.

Dice que a su edad ya no está para tener hijos.

"Tengo 42 años, ¿pues cómo? Se me antoja cañón. Tommy y yo platicamos y siempre decimos: '¿Cómo no empezamos a tener hijos en el 2000? Ahorita tendríamos cuatro bebés'".

Thalía y Tommy Mottola se casaron el 2 de diciembre del 2000 en la Catedral de San Patricio en Nueva York y tienen dos hijos: Sabrina Sakaë, de 6 años, y Matthew Alejandro, de 2.

EXTIENDE SU REINADO

Aunque todavía es llamada "La Reina de las Telenovelas", Thalía no ha hecho un melodrama desde que a finales de los 90 protagonizó Rosalinda, después de que la trilogía de las Marías la consagrara como estrella internacional, y si bien Televisa le sigue ofreciendo proyectos, ella dice no tener tiempo para ellos.

"Siempre me ofrecen. Desde el 98 que fue la última hasta el día de hoy, siempre me dan su primera telenovela pero no me atrevo. Es mucho compromiso, muchas horas de trabajo", asegura.

Sin embargo, las horas invertidas en los foros en su etapa telenovelera y su carrera musical le han redituado y ha capitalizado su fama para consolidarse como empresaria en negocios que van de los accesorios y los dulces hasta la moda, y ha hecho de su nombre una marca.

Para comprobar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA