Carmen Aristegui / 2013/2014 - 27 de Diciembre de 2013 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 483150162

Carmen Aristegui / 2013/2014

Autor:Carmen Aristegui
 
EXTRACTO GRATUITO

Termina 2013, el rocambolesco año que a punta de reformas a la Constitución y cambios en leyes fundamentales, marca el punto de arranque para un proceso transformador, cuya amplitud y profundidad afectarán la vida de este país y de sus ciudadanos en plazos tan largos que se antoja imaginarlos por décadas.

¿Cómo y con qué alcances cambiará México a partir de estas reformas?, es la inquietante y principal pregunta que nos acompaña como sociedad ante la inminencia del Año Nuevo y recién pasada la Navidad.

Una vez consumados cambios impensables hasta hace muy poco, como la apertura energética y petrolera con las modificaciones a los artículos 25, 26 y 27 de la Constitución, el fin de año nos toma llenos de interrogantes. ¿Qué tipo de país se configurará a partir de tan veloces y repentinas transformaciones? ¿Qué cálculos políticos y sociales se habrán hecho para dar pasos hacia una determinada dirección?

Parte fundamental de lo que venga dependerá de cómo se elaboren las llamadas leyes secundarias por realizarse en 2014 y en la aplicación de las que ya fueron aprobadas en el año que está por terminar.

El vertiginoso proceso de cambios a las leyes y a la Constitución abarcó ejes principales también para la educación, las telecomunicaciones, el sector financiero, el hacendario, la transparencia, el acceso a la información; para un nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales, y hasta para las reglas del juego político con la desaparición del IFE y la irrupción de un nuevo y controvertido modelo híbrido para la competencia electoral.

Mala noticia para los afanes democráticos ha sido la manera de procesar varias de estas reformas.

El caso extremo, por su alcance y repercusiones para un nuevo modelo de país que se configura a partir de ella, ha sido la reforma energética. Más allá de la opinión que se tenga acerca de la conveniencia o no de abrir el sector a la inversión privada nacional o a las trasnacionales, lo que resulta innegable es que, para ser aprobada, se echó mano de los mecanismos políticos propios de un régimen antidemocrático.

Con la salida del PRD del Pacto por México, el infarto sufrido por Andrés Manuel López Obrador y una exigua presencia opositora en las calles, se decidió desde lo alto que podían hacerse modificaciones mucho más audaces por la apertura que las que el mismo Peña Nieto había anunciado en su iniciativa.

La profundidad y alcance de la reforma se establece, esencialmente, con el fin de las prohibiciones...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA