BENCHMARK / Amor... de economista - 14 de Febrero de 2014 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 491668758

BENCHMARK / Amor... de economista

Autor:Jorge A. Meléndez Ruiz
 
EXTRACTO GRATUITO

"Las cosas que me hacen decidirme al buscar casa son las mismas que las que definen la búsqueda de una compañera. Si me gusta ver casas y no tengo nada que hacer, sigo buscando. Si soy exigente, sigo buscando. Con una gran diferencia: la casa no tiene que amarme de regreso".

¡Ah, chihuahua! Un pequeño extracto del libro "Todo lo que Necesité Saber de Economía lo Aprendí en Sitios de Citas por Internet", del profesor de Stanford Paul Oyer.

Como es día de San Valentín, entrémosle al tema del amor desde una perspectiva muuuy distinta.

Dado que el mercado del amor es muy "líquido" (no es albur, hay muchos compradores y vendedores), Oyer asegura que se puede aprender economía al revisar cómo funciona buscar pareja en línea (vea video en nuestros sitios).

Primero, el objetivo económico de encontrar una pareja ideal es maximizar la utilidad personal. Mmmm, demasiado abstracto. Digamos que es maximizar la felicidad esperada de la relación. ¿Cómo ve?

"Los modelos de búsqueda en economía analizan pros y contras al decidir aceptar una opción de compra o seguir buscando una mejor".

Igual en el amor. Pero a final de cuentas se opta por una pareja. A pesar de que quizá en el enorme universo de este mercado hubiese una mejor opción (aclaro, palabras de Oyer).

Lo que sí es que hay grandes diferencias en el tiempo de búsqueda: unos son rapiditos y otros lentones. En términos económicos: a menor costo de búsqueda, más tiempo buscando.

Por ejemplo, a algunos les gusta buscar (¿curiosea en las tiendas o compra rapidito?). Derivan utilidad de la pesquisa.

Pero también hay quisquillosos, que se fijan en todo. A fin de cuentas, el tiempo de búsqueda depende de la personalidad.

Oyer asegura que el mercado laboral es el que más se parece al de la búsqueda del alma gemela.

"No elijo a la mejor pareja disponible, sino a la mejor pareja que también me elige a mí", comenta.

Los paralelismos con el mercado laboral son "notables":

  1. Ambos lados buscan, evaluando todas sus opciones.

  2. Es un proceso costoso para los dos.

  3. Saben que si siguen buscando podrían encontrar a un mejor candidato que al "contratado".

Por lo tanto es difícil decidir. Pero el castigo de no elegir es alto: soledad o desempleo.

"Al final, la soledad es una opción tan poco romántica como el desempleo", concluye. In-te-re-san-tí-si-mo.

Bueno, hablando de citas en línea, hice un pequeño experimento. Creé cuatro perfiles en dos de los sitios más grandes de citas en línea. Dos hombres y dos mujeres...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA