Adiós a la reina de los jeans - 18 de Junio de 2019 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 792502249

Adiós a la reina de los jeans

Autor:Fernando Toledo
 
EXTRACTO GRATUITO

En los años 70, miles de mujeres en el mundo tenían en su clóset unos pantalones de mezclilla firmados con un pequeño cisne por Gloria Vanderbilt.

Ese fue el sello de la famosa heredera: ensalzar la silueta femenina creando modelos que no sólo eran para trabajar, sino que marcaban la cintura y hasta eran considerados como una prenda glamorosa.

El éxito fue inmediato a nivel internacional.

"Logró realmente darle un toque de glamour a los jeans, que antes no tenían.

"Como era una socialité, todas las mujeres empezaron a ver sus pantalones como un objeto de status y como una prenda, capaz de ir a cualquier parte", afirma en entrevista el experto Antonio González de Cosío.

Nacida el 20 de febrero de 1924 en Nueva York y perteneciente a una de las familias más acaudaladas de la sociedad (era tataranieta de Cornelius Vanderbilt, el magnate de los ferrocarriles y los barcos en Estados Unidos), la vida de Gloria siempre estuvo inmersa en las artes y los reflectores.

Melodrama familiar

La rica heredera no tuvo una vida fácil, ya que tras la muerte de su padre, Reginald, la pequeña se va a vivir con su madre Gloria Morgan a Europa, con un fondo millonario para sus gastos.

Sin embargo, su tía Gertrude demanda la custodia y la gana llevando a su mamá a los tribunales. Pero Gloria nunca se repuso de esa separación.

Todo esta experiencia la plasmó en un libro y en una miniserie llamada Little Gloria...Happy at Last.

Desafortunada en el amor, se caso cuatro veces: primero, a los 17 años, con Pasquale DiCicco; luego con Leopold Stokowski, con quien tuvo a sus hijos Leopold y Christopher.

Posteriormente, en 1956, se unió con el cineasta Sidney Lumet, de quien se divorció en 1963. Ese mismo año contrajo nupcias con Wyatt Emory Cooper, padre de Carter Vanderbilt y Anderson Cooper.

Otros amoríos famosos (que ella reconoció) son los que tuvo con Frank Sinatra y Marlon Brando.

Corazón roto

Nada la afligiría más que el suicidio de su hijo Carter, de 23 años, ocurrido en 1988, quien se tiró desde el piso 14 delante de su madre, quien no pudo detenerlo.

En su libro de memorias, "Historia de una Madre", culparía del suicidio a la psicosis provocada por un medicamento contra el asma que tomaba Carter, aunque las causas nunca quedaron claras.

"Fue la pérdida fatal que me dejó desnuda", afirmó, asegurando que no podría sobrevivir a ella.

En una entrevista en 2012 con su hijo Anderson Cooper dijo que pensaba en la tragedia todos los días y que había considerado incluso...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA