Sergio Sarmiento / Nuestros pobres - 1 de Agosto de 2011 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 308618246

Sergio Sarmiento / Nuestros pobres

Autor:Sergio Sarmiento
 
EXTRACTO GRATUITO

"No hay nada que cueste tanto como ser pobre".

Paul Brulat

Los medios fingen sorpresa: ¡hay 3.2 millones de nuevos pobres! La verdad es que ya teníamos una idea muy clara de cuáles iban a ser las cifras de la pobreza que el Coneval dio a conocer puntualmente este pasado 29 de julio. Tanto el censo de población del 2010 como la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares habían adelantado los resultados.

En mi artículo del pasado 6 de julio, "Medir a pobres", señalé que las cifras del Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) seguramente mostrarían "un aumento en la pobreza por ingresos, pero una mejora en el acceso a servicios sociales". El informe de 2010 lo avala.

Entre 2008 y 2010 hubo una disminución en los ingresos de las familias mexicanas. La principal caída tuvo lugar entre los grupos de más altos ingresos. Las familias más pobres y las que viven en zonas rurales fueron las menos afectadas o incluso tuvieron avances. La crisis económica del 2009 afectó principalmente a las familias vinculadas a la exportación. Las que se dedican a la agricultura de autoconsumo no tuvieron mayores problemas. A pesar de que la pobreza global en el país medida por ingresos aumentó de 44.5 a 46.2 por ciento de las familias, la pobreza extrema descendió de 10.6 a 10.4 por ciento.

Por ley, sin embargo, la pobreza debe ser medida ahora de manera multidimensional, tomando en cuenta una amplia gama de servicios sociales y no sólo el ingreso. A pesar del descenso en el ingreso, hubo avances significativos en los servicios sociales entre 2008 y 2010. La falta de acceso a servicios de salud bajó de 40.8 a 31.8 por ciento, en buena medida por el seguro popular. La carencia de acceso a la seguridad social pasó de 65 a 60.7 por ciento. La falta de servicios básicos en la vivienda bajó de 19.2 a 16.5 por ciento. La carencia de calidad y espacios de la vivienda pasó de 17.7 a 15.2 por ciento. El rezago educativo cayó de 21.9 a 20.6 por ciento.

Estas cifras, sorprendentemente buenas para un periodo de apenas dos años y en el que hubo además una crisis tan fuerte como la de 2009, revelan que ha habido una intervención vigorosa del Estado para ayudar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS