DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Politiquerías - 24 de Agosto de 2013 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 456228194

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES / Politiquerías

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Terminada la cacería de la zorra, lord Feebledick volvió a su casa. ¿Qué vio al entrar en la recámara? Me da pena decirlo: vio a su mujer, lady Loosebloomers, en apretado consorcio de carnalidad con Wellh Ung, el toroso guardabosques encargado de la cría de los faisanes. A mayor abundamiento -"aggravation", se dice en lengua inglesa-, oyó lo que su esposa le decía al mocetón: "-¡Eres un tigre! ¡Un toro! ¡Un león!". También escuchó las expresiones con que el gañán se dirigía a la señora: "-¡Gacela mía! ¡Pichoncito! ¡Corza!". Preguntó lord Feebledick, ceñudo y enojado: "-¿A qué ese zoológico?". Con otra pregunta respondió lady Loosebloomers: "-¿Cómo te fue en la cacería?". "-No muy bien -contestó lord Feebledick, mortificado-. El zorro pasó a mi lado y escapó". "-Perdone la curiosidad, milord -intervino en ese punto el guardabosque-. ¿Cómo supo su señoría que el animal era zorro, y no zorra?". Explicó él: "-Porque clarito oí que dijo: 'Ahora sí, creo que ya me la...'". Al oír tal expresión, lady Loosebloomers se ruborizó y le pidió a su esposo: "-Te ruego que no uses en mi presencia palabras propias de jayanes. Adulterio sí; vulgaridades no"... Cuántas veces, en efecto, cuidamos más de las formas que del fondo. En una deliciosa obrita de teatro llamada "Cornudo, apaleado y contento", el autor, Alejandro Casona, pone a la joven y linda esposa del rico y añoso comerciante en trance de serle infiel a su marido con un mancebo guapo y lacertoso. Antes de entrar en la cama con él, la muchacha se dispone a apagar la vela que daba luz a la habitación. Le pregunta el galán: "¿Por qué la apagas?". Responde la muchacha: "El pudor, querido. El pudor". En el caso de las reformas emprendidas por el Presidente Peña Nieto los legisladores están atendiendo más a cuestiones de partido que a la materia sobre la cual deben legislar. Aquí es necesario hacer a un lado pugnas partidistas o asuntos de mera coyuntura y ver lo que conviene a la Nación. Urge ya poner a México en el camino de la modernidad; sacarlo del atraso en que se encuentra, por cuya causa millones de mexicanos viven en la pobreza, y aun en la miseria, y darle al País un impulso de renovación que le permita aprovechar cabalmente su riqueza humana y material. Gastar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS