'No es show... es una ofrenda' - 27 de Febrero de 2011 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 257048398

'No es show... es una ofrenda'

Autor:Susana Moraga
RESUMEN

Crónica: Misa bilingüe en la Basílica de Guadalupe. Celebran ceremonia en náhuatl y español; exhorta sacerdote a respetar costumbres

 
EXTRACTO GRATUITO

MÉXICO.- Es domingo por la tarde en la Basílica de Guadalupe y el humo del copal, que normalmente danza en el atrio, tiene entrada libre al altar.

Con él, decenas de indígenas llegan a escuchar la misa en náhuatl, la única que se brinda en la ciudad.

El sonido de los cascabeles cimbra el interior del recinto y los fieles se ponen de pie para recibir la danza de los Canarios de Chignahuapan, comunidad nahua de la sierra poblana, que ofrece su baile a la Guadalupana en espera de mejores cosechas de maíz y haba.

Portando sombreros envueltos en listones de colores, carrilleras de espejos cruzadas en el pecho y un ropón de manta con imágenes bordadas de la Virgen, Baltazar Fuentes Domínguez y 20 campesinos más saltan y dejan caer las pisadas con el sonido de dos guitarras y un violín.

"Viene uno pidiéndole a Dios y a la Virgen por nuestras cosechas; que nos llueva. Es lo que representan nuestra danza: mejores cosechas, más trabajo", explica el hombre de 41 años.

Ramona Hernández entra apurada cargando a Felipe, su hijo de dos años, y de la bolsa de tela café con flores y lentejuelas amarillas que ella misma bordó saca una cámara desechable.

De San Pablo del Monte -una de las comunidades de habla náhuatl de Tlaxcala- llegaron Juana Méndez y Pascual Hernández, sus padres.

"Achka, achka", dice Ramona en su lengua materna, pidiendo a sus padres que se acerquen uno a otro.

La mujer de 35 años da vuelta al rollo y capta la imagen de la Guadalupana al fondo y a a sus padres en primer plano, con el rostro serio. Hace casi dos años que visitaron juntos el santuario.

"Es una misa especial. Uno se siente como que le hablan de cerquita. No es que uno entienda más o mejor; a uno le llega más bonito todo", comenta Ramona mientras busca un lugar.

Llegó al Distrito Federal hace 18 años y desde entonces es empleada doméstica. Es una de las 118 mil personas indígenas que, según...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS