La magia del 'Cara Cortada' - 1 de Julio de 2006 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 78881615

La magia del 'Cara Cortada'

Autor:Luis Homero Echeverría
RESUMEN

Reportaje. A los 2 años de edad, un accidente lo marcó de por vida. Ribery no piensa operarse, pues su cicatriz es parte de él. ''De pequeño, se burlaban de mí y me escondía a llorar en un rincón, pero eso me ha endurecido y ayudado en la vida. Jamás me haré la cirugía estética. Si no, ya no sería yo''. Franck Ribery Mediocampista francés

 
EXTRACTO GRATUITO

Enviado

HAMELIN.- Para la bravura de un "Cara Cortada" bastaron 7 partidos con la Selección francesa para anotar un gol en un Mundial... su vida ha sido así, vertiginosa.

Esa silueta que festejó el primer tanto contra España en los Octavos de Final, con una cicatriz en el costado derecho de la cara, es la de Frank Ribery, quien a sus 23 años lleva un ritmo ultra rápido en el futbol, como queriendo aprovechar el tiempo que estuvo a punto de perder.

Seis equipos en su etapa profesional pueden ser un motivo para señalar la inestabilidad del jugador, pero no para él, que ve en cada uno la oportunidad para correr, para jugar, para divertirse y saber que está vivo.

Porque Ribery pudo no llegar al 2006. Durante su infancia, el ahora empecinado mediocampista, sufrió un accidente automovilístico en un pueblo francés en el cual salió disparado del asiento del carro y se estrelló contra el parabrisas.

Ahí comenzó su desgracia física porque debió soportar las bromas, las burlas, los apodos en toda su niñez y juventud. Pero empezó también su madurez emocional, su seguridad, el coraje para sacudirse los complejos y hacer algo que le diera brillo, más allá de una cara bonita.

Y así lo hizo Frank. Intentó primero en el Boulogne Sur Mer, después en el Ales, en el Brest, en el Metz y en el Galatasaray, hasta que por fin parece estabilizarse en el Olympique de Marsella.

Su carrera no ha sido fácil, como su vida. El coraje que mostró en ese primer gol de los galos a España el martes pasado es el mismo que lo empujó a ser futbolista y a fijarse en aspectos más allá de la apariencia.

Ya en esta etapa algunas personas le han indicado que podría operarse el rostro, pero él ha respondido tajante: "si me operara ya no sería yo".

Pero como no se avergüenza tampoco le gusta hacer alarde de su distintivo físico, ya que no le agradan los cuestionamientos sobre "lo que le pasó en la cara" ni del pasado en las calles de Boulogne sur-Mer en la zona de Cantabria, donde nació y creció.

Es un jugador que, según la prensa francesa, vive el ahora porque no sabe dónde pueda estar mañana, en otro país, en un nuevo equipo tal vez.

Ribery ha causado sensación en lo que va del Mundial y ya muchos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS