Guadalupe Loaeza/ Una semana muy... - 23 de Abril de 2000 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 78059969

Guadalupe Loaeza/ Una semana muy...

Autor:Guadalupe Loaeza
 
EXTRACTO GRATUITO

"Ay, niña, deberías de hacer buches de agua bendita", solía decir mi tía Guillermina cada vez que me oía pronunciar una palabra altisonante. Me pregunto, ¿cuál hubiera sido su reacción si hubiera escuchado lo que le dijo Irma Serrano a Dionisio Pérez Jácome? Afortunadamente mi tía ya está en el cielo y no la escuchó, de lo contrario, estoy segura que se hubiera vuelto a morir.

No, mi tía Guillermina nunca conjugó el verbo "madrear", sobre todo en Semana Santa. Si alguna vez lo llegó a escuchar por allí, podría meter mi mano en el fuego, que no hubiera conocido cuál era su verdadero significado. Pero como mi tía era muy curiosa, lo más probable es que después de haber visto las noticias de la tele donde seguramente habría observado las imágenes donde aparecía la senadora Irma Serrano, dirigiéndose al presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, espetándole furiosa: "Mire, tanto coraje me hizo usted pasar, que ya se me fue la voz y se me olvidó lo que tenía que decir. No tengo más que dos alternativas, despedirme de esta honorable Cámara de Senadores o madreármelo...", me habría llamado por teléfono como acostumbraba hacerlo y me hubiera preguntado qué quería decir esa señora con aquello de "madreármelo", a lo cual le hubiera contestado algo como: "Mira tía, 'madrear' quiere decir golpear; darle en la madre" que es, como tú sabes, lo más preciado que tienen los varones mexicanos. Curiosamente, tía, a las mujeres no se les 'madrea', sin embargo, a los hombres sí se les 'madrea' porque para ellos, 'la autora de sus días', es lo más importante. Por paradójico que te parezca tía, la expresión 'me vale madres', quiere decir que no me importa nada. Por otro lado, cuando uno 'madrea' a alguien, se dice que se le dio 'una madrina', que es lo mismo que golpiza".

Algo me dice que, para entonces, mi tía Guillermina ya me hubiera colgado el teléfono. Pero yo, rápidamente, le hubiera marcado para pedirle disculpas: "Ay, tía, no te enojes. ¿Qué culpa tengo de que así hable la Tigresa? Es más, para que ya no te enojes y me disculpes, permíteme leerte lo que dice el Diccionario de Mejicanismos de Francisco J. Santamaría respecto a esa expresión sumamente mexicana. Mira, aquí en la página 678 dice: 'Madreado, m. En Tabasco y Chiapas, plantío recién hecho de arbolitos de 'madre de cacao', para sombrear el cacao y el café. Dícese también 'motelar'. Más abajo, leo: 'Madrear, tr. En Tabasco,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS