Gerardo Puertas Gómez / Perfil del arte - 24 de Agosto de 2013 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 456228842

Gerardo Puertas Gómez / Perfil del arte

Autor:Gerardo Puertas Gómez
 
EXTRACTO GRATUITO

La imagen de una ciudad puede ser identificada por elementos que forman su paisaje natural o por componentes que integran su panorama urbano.

Así, la visión de Monterrey está ligada a sus montañas, mientras que la de Nueva York está conectada a sus rascacielos.

Pero la esencia de una comunidad, en tanto conjunto de mujeres y de hombres que conforman una misma colectividad, responde a factores que tienen que ver con el carácter social que va trazando la población y que da cuerpo a la sociedad.

Así, la cara de Monterrey está asociada a su industria y el rostro de París está unido a su cultura.

Por eso lamento que esta semana, más de 45 mil individuos se hayan dado cita en el Parque Fundidora con el propósito de romper el récord Guinness de asistentes a una carne asada.

No malinterprete mis palabras. Es positivo congregarse en torno a una mesa para celebrar lazos familiares o amistosos.

Lo triste es que los intereses personales y los esfuerzos colectivos, en lugar de enfocarse al desarrollo social, político, económico o cultural, se orienten a un objetivo de tan escasa relevancia como superar la marca mundial de participantes a una comida.

Que ello ocurra en la Ciudad me parece, con franqueza, una muestra más de nuestro subdesarrollo.

Pero Monterrey, afortunadamente, destaca por motivos mucho más significativos que el mencionado récord.

Por eso celebro que la semana próxima el Museo de Historia Mexicana inaugure la Galería de Castas Mexicanas.

El recinto ha sido cuidadosa y especialmente acondicionado para albergar una muestra representativa de los 130 lienzos que integran la más importante colección privada en su género a nivel internacional.

Dicho acervo, de inconmensurable riqueza plástica e incuantificable valor histórico, ha sido conformado a lo largo de décadas por la señora Lydia Sada de González.

Ella, formada en la tradición de coleccionismo iniciada por sus padres, don Roberto G. Sada y doña Mercedes Treviño de Sada, ha dedicado toda una vida a realizar una tarea que refleja su gran amor por la cultura novohispana: la búsqueda y la adquisición, el estudio y la clasificación,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS