Carlos Ortiz Gil / El nada discreto aval de las sotanas - 6 de Mayo de 2000 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 78065547

Carlos Ortiz Gil / El nada discreto aval de las sotanas

Autor:Carlos Ortiz Gil
 
EXTRACTO GRATUITO

La jerarquía católica ha enfatizado que la política no es de su dominio. Igualmente, ha insistido en que ninguno de sus miembros debe participar activamente en política partidista (Canon 287). Los que lo han hecho han sido sancionados.

Sin embargo, esa misma jerarquía se ve obligada o instada, en conciencia, a participar en la conducción política cuando a su parecer algunos de sus principios morales están en juego.

A esa maniobra se le puede llamar de muchas maneras, según sea el caso. Para unos es intervencionismo. Para otros orientación. La controversia en este punto no tiene fin porque no se discutiría el fondo sino la mera superficie.

Desde que los ministros religiosos tuvieron acceso al voto, luego de una larga polémica de décadas (o siglos), perdieron su condición de ciudadanos de segunda, lo cual es justo y así debía ser. Empero, esa ciudadanía de primera es de privilegio. El voto o el apoyo abierto de un ministro no es equivalente al del ciudadano común porque el sufragio abierto de Fulanito de Tal no conlleva la carga ética y el gran peso específico de un sacerdote. De modo que la consagración al culto del Señor otorga una investidura moral y de respeto del que carecemos la inmensa mayoría de los mexicanos.

Si la jerarquía religiosa -cualquiera que sea su denominación- se inclina, aunque sea por vía indirecta, hacia un candidato o partido, está definitivamente tomando partido y abiertamente interviniendo en la política. Como ahora, cuando da su aval para que determinado instituto político (el PAN) sea el beneficiario del voto "católico".

Nunca pensé que mi Iglesia -que no mi religión- se fuese a lanzar tan a fondo en política. No imaginé qué tan altos pudieran ser los intereses del clero como para intentar persuadir sutilmente a los votantes de que Vicente Fox es el candidato de la moralidad y buenas costumbres. Porque, ¿de qué otro modo se entienden los tres criterios que deben tener en cuenta los católicos del país para emitir su voto?

Eso se lee -mayormente entre líneas- en el mensaje "La democracia no se puede dar sin ti. Elecciones 2000", en el cual se establecen tres principales criterios: 1.-Garantizar el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte. 2.-Promover la calidad en la enseñanza y una educación con valores. 3.-Moralizar la economía con especial atención a los más desfavorecidos, y oportunidad de trabajo para todos.

Moralizar la economía es algo que no entiendo: ¿es moral...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS