20 casas mexicanas - 11 de Noviembre de 2013 - Norte - Monterrey - Noticias - VLEX 474893254

20 casas mexicanas

Autor:Marco Antonio Mata y Ricardo Dorantes
RESUMEN

Entremuros. EN PORTADA

 
EXTRACTO GRATUITO

El desarrollo de la arquitectura del País ha alcanzado una idea más global y se ha diversificado en cuanto a técnicas, materiales y soluciones a los diferentes obstáculos de cada proyecto.

Vidrio, acero y acabados naturales conviven hoy con los aplanados y el colorido tradicional del modernismo local para dar como resultado una enorme oferta que se observa en el campo más experimental que existe en la disciplina: la arquitectura residencial.

El siguiente es un recorrido por propuestas destacadas que han desfilado por las páginas de Entremuros; 20 ejemplos que demuestran que la funcionalidad y el confort pueden ir de la mano con la estética, una veintena de casas muy mexicanas, 20 espacios que son dignos de ser recordados.

FUSIÓN CON EL HORIZONTE

Casa Negra

Ubicación: Valle de Bravo, Estado de México

Año de construcción: 2007

Extensión: 340 metros cuadrados

Estilo: Contemporáneo

El lago de Valle de Bravo y las montañas de la Peña envuelven la Casa Negra, obra del arquitecto Bernardo Gómez-Pimienta, quien en conjunto con el también creativo Hugo Sánchez, dio vida a esta residencia contemporánea.

A tan sólo hora y media de la Ciudad de México, esta edificación invita a los usuarios a contemplar el atractivo del paisaje natural.

"La casa está en la parte más alta del terreno, pues esto les permite a sus habitantes apreciar una vista doble hacia el lago y el tapón volcánico. El panorama que la envuelve es como un cuadro pictórico que cambia de colores, luces y reflejos", comentó Gómez-Pimienta.

Con el objetivo de obedecer el reglamento de imagen urbana, el artífice respetó las pendientes geográficas del área, así como los techos inclinados con formato de dos aguas.

En la fachada, trazó un volumen de concreto, el cual pintó con una mezcla de cal y baba de nopal.

DISEÑO MULTIFUNCIONAL

Al entrar a la residencia destaca un espacio abierto, en el cual se distribuyen la sala, el comedor, la cocina y la terraza. Ahí se acomodaron diferentes muebles, entre los que destacan una mesa de cristal, un sofá de tela y dos sillas diseñadas por Le Corbusier.

La fluidez visual define el trazo de las áreas públicas, pues no existen muros divisorios.

El recubrimiento de concreto colado tapiza esas zonas, pues este acabado, aseguró el arquitecto, posee una textura rugosa que resalta con los rayos del sol.

Como habitualmente el clima de la región es templado, el también representante del despacho BGP Arquitectura colocó una serie de placas cristalinas que protegen a los habitantes de la temperatura exterior y al mismo tiempo les permite tener atractivas vistas.

Para resaltar las áreas durante la noche, sobre el piso instaló diferentes luces arbotantes, que proyectan una cálida iluminación.

"Como la losa está vacía y no tiene ningún foco, la luz brota desde abajo e ilumina el espacio hacia arriba, y esto produce la sensación de que el techo flota", señaló el artífice.

En el nivel inferior de la vivienda se encuentran tres recámaras y una estancia familiar. Junto a estas cuatro superficies se adaptó un jardín y un pequeño huerto, donde se conservó la vegetación local.

RENOVACIÓN QUE SORPRENDE

Casa Lomas de Chapultepec

Ubicación: Ciudad de México

Año de construcción: 2010

Extensión: 795 metros cuadrados

Estilo: Atemporal y contemporáneo

Remodelar una vivienda de los años 80 para dotarle de una apariencia vanguardista y un uso funcional, fue el desafío en la Casa Lomas de Chapultepec, donde la arquitecta Paola Calzada realizó un intenso estudio de las necesidades de los usuarios que le permitió determinar la nueva distribución de los espacios.

"Cuando conocí la casa, me di cuenta que, a pesar de que estaba en un terreno amplio y bien ubicado, carecía de estética; por ello desmonté la losa a dos aguas que tenía la fachada y adapté una cubierta plana, que generó una doble altura en la sala. Además, implementé un tercer nivel, donde se ubicó una suite con una terraza para invitados.

"Se tumbaron plafones y muros de diversas áreas, por lo cual se conservó sólo el 40 por ciento de la estructura original. La remodelación duró ocho meses de trabajo", señaló Calzada, quien realizó el proyecto de diseño arquitectónico con el desaparecido despacho Higuera-Sánchez; después, de manera independiente, ella misma hizo la supervisión de la obra y el diseño de interiores.

Para permitir la entrada de luz natural a los dos volúmenes que integran la vivienda, la arquitecta adaptó ventanales corredizos en colores gris y café, los cuales dejan ver hacia el exterior y, al mismo tiempo, le dan privacidad a los usuarios.

Como la familia que habita la casa gusta de los exteriores, Paola instaló una piscina en la que sus miembros pueden refrescarse.

El diseño del cuarto de juegos fue importante en la renovación de la vivienda. Destaca una pequeña cocina que funciona para preparar platillos y botanas, así como una sala con sofás modulares de piel.

En esta misma zona, la arquitecta diseñó una escalera con peldaños desdoblados hechos con placas metálicas. Su trazo se inspiró en el origami japonés.

CONTRASTE DE ESTILOS

Para diseñar los interiores, Paola decidió reutilizar los muebles que tenía la familia, pero antes los retapizó con telas de estampados y texturas creadas por el diseñador francés Manuel Canovas.

El estilo ecléctico define la apariencia del comedor, pues ahí conviven desde un candil de los 50 hasta un comedor de nogal de diseño contemporáneo.

Como en la casa predomina el vidrio, fue importante iluminarla con diferentes sistemas lumínicos que resaltaran su trazo por la noche. Focos con luz blanca y lámparas de mesa con luminosidad amarilla le dan calidez a los espacios.

"El juego de dobles alturas, la interacción de luces y sombras, así como los espacios abiertos, hacen de este proyecto una propuesta versátil", finalizó Paola Calzada.

INYECTAN LUZ Y MODERNIDAD

Casa DGA

Ubicación: San Pedro Garza García

Año de remodelación: 2011

Extensión: Unos 800 metros cuadrados

Estilo: Contemporáneo

Diseñada originalmente en los años 60 por el arquitecto Enrique de la Mora, la casa DGA ha sido remodelada en varias ocasiones; la más reciente fue una intervención en el área social a cargo de Rigoberto Almaguer.

Dominada por el color blanco y los pisos de mármol Santo Tomás, esta residencia cuenta con 800 metros cuadrados de construcción y en su diseño alberga también materiales como el cristal, el aluminio, la piedra y la madera.

"La vivienda tiene una distribución en forma de L, en el ala cercana al recibidor se encuentran los espacios sociales y los servicios, y en un medio nivel más arriba se ubican las áreas íntimas. Esta disposición favorece mucho, pues de esta manera toda la casa tiene vista hacia el exterior, las áreas verdes y el patio", señaló el arquitecto Almaguer.

Originalmente DGA contaba con un pequeño patio central que organizaba toda la distribución, pero en la remodelación se decidió quitarlo por completo.

En su lugar se dejó un espacio techado con una altura y media que genera entradas de luz natural. El remate visual del acceso se resolvió con un muro escultórico de madera entablerillada, el cual tiene un doble propósito: uno es enmarcar el recibidor y el otro delimitar completamente su área central.

DETALLES ESCULTÓRICOS

En la superficie central de la vivienda se colocó una barra con doble función gracias a la cava.

"Allí se diseñó un elemento fuerte que tuviera el carácter escultórico usando un muro como fondo de la barra. Ese detalle se enmarca desde la sala con un paredón forrado de mármol en placas tratadas al ácido que acentúan sus vetas y logra un efecto de repetición en espejo", indicó el arquitecto.

En el mismo proceso se decidió buscar un tratamiento para los techos del área social y se propuso también forrarlos en madera con un patrón parecido al del muro del recibidor, pero en una mayor escala.

LUZ PARA UN HÁBITAT

Casa UVE

Ubicación: Guadalajara, Jalisco

Año de construcción: 2011

Extensión: 635 metros cuadrados

Con un aspecto oscuro y ambientes cerrados, la Casa UVE, construida en la década de los 60, fue adquirida por una pareja y, para enriquecer su diseño, la sometieron a un proceso de remodelación.

Para transformarla en un espacio flexible y luminoso, los propietarios se acercaron al arquitecto tapatío Juan Ignacio Castiello. Su tarea: crear una zona acogedora, práctica y de fácil mantenimiento que principalmente les diera jerarquía a la sala, la cocina y la terraza.

Para economizar el proceso de transformación, la estructura original se respetó casi por completo, procurando conservar los recorridos existentes.

"Lo que quisimos hacer fue ganar altura, mejorar la iluminación y generar un microclima interior adecuado", explicó Castiello.

Dado que antes era vulnerable a la mirada de los vecinos, también se recuperó la intimidad de la vivienda.

Para generar una mayor limpieza y amplitud en el salón, se cambió la ubicación de las circulaciones verticales y de la cocina. Por otra parte, el medio baño ahora se encuentra en un punto clave de la planta baja, integrando un cubo monolítico que funciona como glorieta, remata el ingreso y divide de manera discreta los cuatro espacios circundantes.

La apertura de vanos permitió el ingreso de nuevas fuentes de luz, y los pretiles se subieron para ganar mayor privacidad.

"No hay nada más actual que lo eterno", citó Castiello al maestro Ignacio Díaz Morales, al tratar de explicar bajo qué principio intervino el lugar existente.

"Eso significa que la búsqueda en la arquitectura debe estar basada en lo que es verdaderamente bueno, en lo que va a perdurar, en lo que va a permanecer", dijo.

Fue así, buscando lo perdurable, como se reinterpretó la residencia. Antes, carente de luz y encerrada. Hoy, luminosa y abierta, presta a acoger a sus habitantes y provee los espacios de color y privacidad.

SE FUNDE CON EL ENTORNO

Casa en el Bosque

Ubicación: Valle de Bravo,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS